“La asamblea que convocó Salvatierra para levantar la ocupación fue ilegítima”. Entrevista a Diosnel Pérez, dirigente de la toma.

luciano-nardulli-y-diosnel-perezFabián Harari
LAP – CEICS

Diosnel Pérez es militante del Frente Popular Daría Santillán (FPDS) y Presidente Interino de la Junta Vecinal de la villa nº 20. Es un importante dirigente barrial y tuvo una destacada participación en defensa de los compañeros ocupantes frente al Estado y a las patotas. El Aromo lo entrevistó para conocer su punto de vista sobre el proceso.(1)

Cuénteme qué pasó en las elecciones de la Villa 20, donde usted aparecía como candidato.

Lo que pasó es que, como siempre, el puntero político que está acá hace años estaba de presidente hasta el 1º de mayo. De ahí quedé yo como presidente interino y a la vez de Junta Electoral. El anterior presidente tiene toda la estructura política atrás, pone remises, viene a la noche, le golpea la puerta a uno y le dice “ahí está el remis, andá a votar”, y le da la boleta. Yo no tengo estructura política. Ni bicicleta para decirles a los vecinos “vení, yo tengo una bicicleta”. Es así, es que ellos buscan que siempre gane la gente que les responde a ellos. Saben que si yo gano ellos pierden. Que conmigo no van a negociar nada. Yo voy a forzar a que hagan lo que tienen que hacer. Y estos punteros políticos, no. Estos punteros políticos tienen un convenio con ellos, para hacer las cosas como ellos quieren. Es así, no hay otra cosa.

¿Usted se refiere a Marcelo Chancalay, verdad?

 Y sí, yo te digo que acá él tiene un Volkswagen Bora…

¿Que posiciones había dentro de la toma?¿Cómo se resolvió levantarla?

Por ejemplo Alejandro Salvatierra: él es funcional al gobierno nacional. No es un pibe cualquiera. Ellos [el gobierno] lo pusieron ahí adentro y empezó a trabajar, desde abajo, en la toma. Se bajaba de la camioneta de los funcionarios. Mi posición era que yo no tenía nada que ver con los funcionarios. Yo los obligaba a ellos para que hagan viviendas, pero nunca me fui con ellos en la camioneta. Ni tampoco tuve una reunión aparte, como él tuvo. Después, lo último que pasó anoche fue increíble, porque ellos sabían que nosotros estábamos movilizándonos en Plaza de Mayo frente al Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad. En ese momento él [Salvatierra] hizo una asamblea, con toda la gente, y ahí empezó a decir que tenían que irse, porque ya estaba el acuerdo con la Nación y la Ciudad. Y había gente que decía “nosotros no vamos a salir”. Lo que hacía este muchacho, que tenía a todos los matones alrededor, era amenazar a la gente. Una cuñada mía le dijo “nosotros no vamos a salir con una promesa”. Bueno, después se fue a tomar agua y uno y la agarró del hombro, la dio vuelta y le dijo “usted cállese ya, porque si no la voy a hacer callar. La vamos a hacer callar”. Ella veía que estaba envuelto en una camiseta la pistola y que el caño de la pistola estaba afuera. Así la amenazaron y la gente tiene miedo… Ya no queremos más muertes. Después empezaron a decir que iban a salir y que “comprendieron”. Claro, comprendieron a fuerza de pistola, de barrabravas que mandó directamente Aníbal Fernández. Hoy escuché en Canal 26 estaban diciendo que el gobierno nacional le dio plata a cada uno para que pueda alquilar en un hotel. Mentira: ningún compañero de la Villa 20 recibió plata. Él [por Salvatierra] recibió la plata. Él estará alquilando en hoteles, si no es que tiene sus propios hoteles. Por eso, él trabajó para el gobierno nacional y seguro va a tener un recompensa bien grande.

Es decir, que esa asamblea no era legítima…

No, no. Él aprovechó cuando todos los referentes, que llevaban adelante esa ocupación, fueron a la marcha y él se quedó sólo. Y ahí, bueno, lo apoyaron. Y había mucha gente alrededor y lo ganó. Le metió en la cabeza a la gente y hasta los asustó. Les dijo los mismos discursos que dijo Aníbal Fernández: que le iba a sacar todo el apoyo económico que le estaba dando el gobierno a la gente y que tenían que salir, porque si no salían, a la noche los iba a reprimir la gendarmería. Incluso les decía a los indocumentados que los iban a deportar a su país. Así, presionados, la gente salió. Eso fue lo que pasó. Pero yo les quiero dejar en claro: si algún funcionario del gobierno está escuchando esto y si en serio tiene una política de vivienda, que empiece la semana que viene. Porque si no muestra algo, esto va a explotar. Y quiero aclarar, porque hay gente que sale y dice “yo soy argentino y tengo tantos años y todavía no tengo vivienda”. Y sí, ¿cómo van a tener viviendas ellos, si el Estado no da oportunidad?

Nosotros no estamos pidiendo solamente para nosotros, siempre aclaramos eso. La gente que está alquilando, y que viven acá, que nacieron acá, no es culpa nuestra, es culpa del Estado. Los que se llevan la plata no somos nosotros, nosotros somos gente que trabajamos.

La pregunta es ¿quiénes votan a Macri?

Y…lo votan. Yo te digo que muchos vecinos que estaban en la ocupación lo votaron a él. A mí me dio mucha lástima, y me dolió tanto, cuando me enteré que la zona sur votó a Macri. Me dije: “qué bárbaro que la gente todavía no aprende, que ellos mismos votaron a una persona que nos está desalojando de la ciudad de Buenos Aires”.

¿Cómo sigue el trabajo político después de esto?

Yo soy candidato a presidente de la villa, pero nosotros tuvimos tres años de discusión para que yo pueda presentarme como candidato, porque lo que decíamos era que nosotros, como organizaciones sociales, hicimos más por los compañeros, sin el recurso de la Junta vecinal en el barrio. Así que nosotros decíamos “compañeros: lo que hay que hacer es ocupar la Junta Vecinal. Si ahí están llegando todos los recursos, ahí podemos hacer mucho más. Si sin el recurso del gobierno hicimos que empiece el hospital de Lugano, hicimos los dos puentes peatonales, encima de las vías del ferrocarril Belgrano sur…” Logramos eso nosotros. El candidato de la junta vecinal nunca se molestó en salir a luchar por el hospital, por el puente, por la vivienda y la ley 1770 [de urbanización de las villas]. Nosotros la sacamos. Nosotros lo logramos el 11 de agosto del 2005, a las tres de la mañana en la legislatura. Estuvimos ahí con los compañeros, mientras el señor Marcelo Chancalay estaba vendiendo nuestras tierras. Nosotros logramos que no se vendan. Y bueno ahí este señor salió desmayado, diciendo “no puede ser que estos zurdos de mierda puedan atajar un progreso para la zona sur”.

Nota:

(1) En las villas de la capital suele haber una Junta Vecinal, con vocales y presidente.

 

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *