Kirchner-Lavagna-Cavallo. Costumbres en común

 

Por Verónica Baudino

 

“Kirchner, estoy seguro va a reencausar la situación”. Esta frase no fue pronunciada por Hebe de Bonafini, ni por Luis Delia el piquetero oficialista. Tampoco se trata de un pronóstico de Miguel Bonasso o de otro oficialista. Sino de la afirmación del exponente número de los 90, la década demonizada por  los Kirchner boys.  Sí, lo dijo Domingo Cavallo. Algunos sospecharán que Cavallo se hizo de izquierda, o que simplemente busca lavarse la cara. Sin embargo si analizamos los vínculos entre el gobierno y Cavallo, la tradición del ministro de economía actual o quiénes son los empresarios que apoyan a Kirchner veremos que las declaraciones de Cavallo son algo más que meras palabras.

 

Continuidades

 

Desde la dictadura hasta el fin de la convertibilidad la mayor parte del progresismo coincide en que la Argentina vivió bajo la égida del modelo neoliberal. Cavallo, primero funcionario de la dictadura, después asesor de Alfonsín, ministro estrella de Menem y por último presentado como salvador de la nación por Chacho Alvarez y De la Rua y finalmente tirado abajo por el Argentinazo. Su caída implicó para muchos el fin del neoliberalismo, aunque afirman no llegó inmediatamente con Duhalde, sino que hubo que esperar a K para que el neoliberalismo terminara. Esta idea parte de considerar que dentro del capitalismo hay modelos más bondadosos que otros.

El apoyo de Cavallo pone sobre la mesa que hay más continuidades que rupturas. Continuidades que se ven en las políticas adoptadas y que se pueden anticipar en el personal política que las lleva adelante. Por ejemplo ¿quién es Lavagna? El caso de este ministro es el de muchos funcionarios que se van reciclando a lo largo de los distintos gobiernos, sin que por eso cambien los intereses que defiende. La  razón de esto es que en realidad no hay cambios sustanciales en los capitales beneficiados en cada gobierno, porque responde a una tendencia a la supremacía de los capitales más productivos, cuyo máximo exponente público es Arcor del empresano Pagani.

En 1986, Lavagna fue Ministro de Industria y Comercio durante el gobierno de Alfonsin. Aunque con una exposición baja, apoyó la convertibilidad durante el gobierno menemista, en declaraciones como “ las medidas de urgencia no deben incluir un retoque a la política cambiaria”(La Nación 3-10-1997). Esta etapa significó la destrucción de pequeños capitales que no podían competir con los importados, por tener una productividad del trabajo inferior. Es así que los pocos capitales exportadores podían ampliar su base tecnológica importando a bajos costos, dejando a su paso muchísimas empresas chicas. Asimismo las privatizadas podían repatriar íntegramente sus beneficios gracias al 1 a1.

En sus consejos sobre el rumbo a seguir, recomendó una flexibilización mayor de la economía, a partir de la generalización de IVA y la baja de aportes patronales (La Nación, 03-10-97). Medidas que reclamó también durante su gestión durante el gobierno aliancista, como embajador argentino ante la Organización Mundial del Comercio. Durante esta gestión abogó por la liberalización del comercio de servicios y por obtener ventajas para las industrias automotrices (La Nación 16-10-2001). La defensa de estas medidas dejan ver su apoyo al plan Cavallo, es decir a los capitales exportadores.

Recordemos que Cavallo es un intelectual que representó los intereses del gran capital nacional. Fue financiado por Arcor y Techint a través de la Fundación Mediterránea, que fomentó la elaboración de políticas económicas. Las mismas fueron pasando de la teoría a la práctica con la intervención política de Cavallo desde 1982 cuando fue presidente del Banco Central (su mayor obra fue la licuación de pasivos que favoreció a estas empresas) hasta 1995 cuando asumió por primera vez como Ministro de Economía. Fueron dichas empresas las que impulsaron el plan de convertibilidad, ya que eran las únicas en condiciones de competir a escala internacional, y por eso mismo no desaparecer ante la invasión de capitales extranjeros.

Pero la ligazón entre ambos ministros hoy pretende ser diluída. Hoy en día Lavagna es funcionario de un gobierno que se define como popular, que pretende encausar a la argentina hacia el desarrollo, de la mano de la famosa “burguesía  nacional”, y los pequeños capitales. Sin embargo sus medidas siguen siendo dirigidas hacia la reproducción del gran capital (sea nacional o extranjero). La contradicción se hace evidente. Pero, ¿esa contradicción se expresa a nivel gubernamental, o las políticas populares son tan solo una fachada?

 

Lavagna- Kirchner

 

La división de aguas parece estar dada por una alianza Kirchner- centroizquierda por un lado, y Lavagna- grandes capitales, por otro. Alianza que el Sr. K no parece estar dispuesto aunque más no sea a aparentar. Ya que lo vemos en los medios de comunicación negociando directamente con Pagani (dueño de Arcor), y Roca ( dueño de Techint), las políticas a seguir. La última de estas reuniones se realizó en El Calafate, donde empresarios de AEA (Asociación de Empresarios Argentinos) conversaron con el presidente los términos de negociación del pago de la deuda externa, aceptando la última oferta del reconocimiento del orden del 80% de la misma. Se le siguen rindiendo cuantas a los mentores de Cavallo, ahora bajo un gobierno “popular”.

Es que la devaluación le permitió a Kirchner jugar este doble papel. Por un lado como defensor del pequeño capital, ante el resurgimiento de los mismos, por la barrera del dólar alto. Pero por otro lado estos capitales pertenecen a las ramas menos productivas y por lo tanto no pueden exportar, entonces se hace evidente que quienes siguen sosteniendo el capitalismo en Argentina son los grandes capitales. Ahora bien esta situación durará hasta que se produzca un nuevo proceso de concentración y centralización que intente una salida de la crisis, y que elimine nuevamente a estos pequeños capitales.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *