Juan Kornblihtt sobre la deuda, en “Los locos de Buenos Aires” (FM La Tribu), transcripción de Argenpress, 25/06/2014

viernes, 27 de junio de 2014

“La deuda va a venir a tapar la crisis y no a solucionarla”
FM LA TRIBU – RED ECO

El tema de la Deuda, que estaba casi ausente en el debate público hasta hace poco más de un año, se ha instalado con fuerza nuevamente. Juan Kornblihtt, es doctor en Historia, especialista en Economía, director del área de Economía del Centro de Estudios de Investigación en Ciencias Sociales (CEICS) e investigador asistente de CONICET y fue entrevistado en el programa Los Locos de Buenos Aires (FM LA Tribu).

Los Locos de Buenos Aires: ¿Cuál es la situación económica respecto al tema de la Deuda hoy en Argentina? ¿La deuda es el verdadero problema?
Juan Kornblihtt: La Deuda vuelve a aparecer como tema no tanto porque hay que pagar sino porque hay que pedir. Porque el gobierno necesita plata. Saca solicitadas y dice públicamente “no me dejan pagar” pero en realidad lo que está diciendo es: quiero pagar para poder pedir. Esto significa: quiero saldar mis deudas más chicas con algunos organismos como el Club de París, con los que me hacían juicio (CIADI) y con Repsol y lo resuelvo. En esta estrategia el juicio de Griesa le puso un parate a esta estrategia para pedir plata.
Aparece el problema de la deuda no porque el gobierno quería resolverlo sino porque tiene un problema: le faltan dólares. Ahora, no es que le faltan solo al gobierno; le faltan al conjunto de los capitalistas en Argentina, sean nacionales o extranjeros, que en su mayoría no exportan, sino que importan casi todos sus insumos y por lo tanto tienen un déficit de dólares. Cuando la soja estaba a precios altos, el gobierno a través de diferentes mecanismos conseguía los dólares. Pero ya no alcanzan y esto se agrava por la necesidad de importar combustibles. Por eso reaparece el tema de la deuda ante la escasez de dólares. El cepo al dólar y la devaluación están vinculados a la falta de dólares.
Lo que tenemos que preguntarnos es por qué hay que endeudarse y para quién se endeuda el gobierno. Se endeuda para sostener a estos capitalistas que no pueden sostenerse por sí mismos y necesitan que el gobierno se endeude para darles subsidios y para darle los dólares que ellos no pueden conseguir.

LLBA: ¿Hay una relación entre nuestra estructura económica altamente concentrada y extranjerizada y la necesidad de endeudamiento? ¿Tiene que ver con que tenemos un modelo productivo altamente dependiente de la agroexportación, en especial soja y derivados, y de la industria automotriz?
JK: Diría que el hecho de que las empresas sean extranjeras no es lo principal porque las empresas nacionales también necesitan dólares. De hecho estas últimas son las que fugan dólares al extranjero cuando no es rentable sin preocuparse del desarrollo nacional y los insumos que usan para producir también son importados.

LLBA: ¿En qué contexto no necesitaríamos dólares?
JK: En realidad como la economía es mundial siempre se necesitan dólares porque el que rige el mercado mundial es el dólar y no existe casi ninguna rama de producción que se produzca todo internamente. Pero lo que se puede intentar es desarrollar una estrategia que no sea subsidiar a un montón de empresas ineficientes sino establecer algún tipo de producción más eficiente que necesite menos dólares. Cuando digo ineficiente no estoy pensando solo en las pymes (pequeñas y medianas empresas) y las empresas chicas que en general son ineficientes y uno podrían pensar en una estrategia superadora. El problema es que acá las más grandes son ineficientes. Si uno ve la industria automotriz, entre 8 y 11 plantas de nuestro país producen lo mismo que una planta en Japón. El plan de subsidio a la industria automotriz es subsidiar a una industria muy ineficiente que consume muchos dólares.
En realidad yo creo que el capitalismo es ineficiente. Las empresas capitalistas como son muchas y son chicas son ineficientes. Y además compiten entre sí produciendo dos veces lo mismo. Se podría por ejemplo incorporar más tecnología, teniendo una sola planta y reducir la jornada laboral.
Los capitalistas son ineficientes porque gracias al gobierno que pide plata o les estatiza las deudas pueden sostener esa ineficiencia a costa que luego sea el Estado el que se haga cargo de las deudas, o sea que nos hagamos cargo nosotros del peso de la deuda y no las empresas. Me parece importante apuntar al tema de la eficiencia porque si queremos salir adelante tenemos que mejorar técnicamente para poder tener una jornada laboral mas corta pero para hacer eso habría que poner en cuestión esa idea de que lo eficiente son las empresas. Sino seguimos financiando con deuda a empresas como las automotrices que son ineficientes.

LLBA: ¿Por qué surge ahora esta crisis respecto al tema del endeudamiento cuando desde el discurso oficial se ha venido sosteniendo que hemos achicado la deuda en dólares en estos once años de gobierno kirchnerista?
JK: Lo que tuvo el gobierno después de 2001 fue una fuerte devaluación y una baja salarial muy fuerte que permitió que el sector industrial crezca a costa de los salarios. Ese fue el primer impulso. Después vino algo que es excepcional y se mantiene que son los altos precios internacionales de los commodities: la soja, el petróleo (cuando se exportaba ya que ahora se importa), la actividad minera, todo lo cual permitió la entrada de dólares. Son todas fuentes de esa divisa que además tienen la particularidad que generan ganancias extraordinarias que pueden ser apropiadas por el resto de la industria ¿de qué manera?, a través de que el Estado ponga impuestos con los cuales recaude y luego le dé subsidios. También a través del tipo de cambio y otros mecanismos. Esa entrada de dólares permitía que no hiciera tanta falta contraer deuda. Pero a medida que la industria se va recuperando cada vez necesita importar más y aunque los precios de los commodities sigan altos, los dólares ya no alcanzan.

LLBA: ¿Y esta situación es nueva, es reciente?
JK: No. En realidad el gobierno ya quería volver a endeudarse desde el 2009. Si uno ve la campaña electoral de Cristina Fernández para ser presidenta de ese año, gran parte se hizo afuera, viajando por el mundo intentando acordar con el Club de París con quien ya casi estaba todo resuelto pero el estallido de la crisis internacional se lo impidió.

LLBA: La Hoja de Boudou era básicamente eso: cancelar todas las deudas para volver al mercado internacional de capitales.
JK: Exactamente, esa estrategia no es nueva pero se va haciendo cada vez más apremiante. En cierta medida el éxito de Kicillof es haber encontrado un discurso aparentemente de izquierda para hacer una política bien clásica, neoliberal, que es endeudarse. Por eso han hecho una serie de concesiones como con el Club de París y como están haciendo con los holdouts, si es que les sale bien, con la idea de que entre mucha plata y puedan pasar un 2015 tranquilos de cara a las elecciones. La deuda va a venir a tapar la crisis y no a solucionarla.
Lo que está haciendo el gobierno es el “trabajo sucio” en el sentido de pagar y resolver todos los problemas vinculados con esto para que vengan los dólares. En realidad, la mayoría del arco opositor quiere que venga plata porque todos están a favor de los mismos intereses y endeudarse para sostener a toda la burguesía ineficiente que financia a sus partidos políticos.
Por ejemplo, los que mas presionaron para llegar a un acuerdo con el Club de París fueron las empresas extranjeras radicadas en Argentina que hablaron con sus gobiernos (por ejemplo Toyota con Japón) para pedirles que acuerden así ellos pueden pedirles préstamos al gobierno y financiarse.
En síntesis, la deuda es solo un síntoma del problema, es un síntoma de que todo sigue igual de mal, que puede generar una burbuja pero ya sabemos lo que pasa con esa burbuja, lo vimos en 2001, que cuando explota muestra que todo lo demás no cambió y que los problemas siguen estando latentes.

LLBA: ¿Qué es lo que habría que hacer?
JK: Soluciones mágicas no hay. La situación de los capitalistas es muy endeble y la deuda es solo un síntoma que cíclicamente vuelve a aparecer. La salida de pagar al contado o en cuotas es un camino que va de la mano de financiar a empresas que además de esa deuda van a pedir la baja salarial. Entonces lo primero que hay que hacer es ponerse a lo que viene de la mano de la deuda que es intentar recuperar la rentabilidad de los capitalistas de la mano de la baja salarial (que ahora se produce vía inflación). A más largo plazo hay que empezar a cuestionar no tanto al gobierno – porque este gobierno se irá y vendrá otro – sino a desarrollar políticas que pongan en cuestión esos intereses. Apostar a una estructura mas racional donde no haya, por ejemplo diez empresas automotrices ineficientes produciendo a la misma escala que una en Japón, claro que eso implica poner en cuestión esa propiedad capitalista. Hay que empezar a pensarlo porque las crisis son cada vez más profundas. Y no es un problema de Deuda sino de lo que genera esa necesidad de endeudarse. Si nos adeudamos podemos tener un veranito mas corto que lo que fue la década del ‘90 y la crisis que vamos a tener será peor que la de 2001.

 

Link a la nota en Argenpress

 

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *