Hombres de Menem (y de Cristina). El nuevo gobierno K en Río Negro

a63_rionegroAnteriormente, ya le recordamos quién es Carlos Soria, menemista y jefe de la SIDE de Duhalde. Ahora le mostramos cómo está armando su gabinete. Lea y agárrese: este es el kirchnerismo en Río Negro…

Gerardo Wilgenhoff
RyR-Interior

En números anteriores expusimos la confrontación que se estaba desarrollando en la provincia de Río Negro entre dos candidatos que habían recibido el apoyo de distintos sectores del kirchnerismo: el radical K, César Barbeito, que llegaba a estas instancias alentado por 28 años de radicalismo en la provincia, y el candidato por el FPV, Carlos Soria, ex SIDE. Las elecciones primarias, donde el kirchnerismo obtuvo casi el 60% de los votos, parecían inclinar la balanza hacia el segundo. Y, efectivamente, los pronósticos se confirmaron el 25 de septiembre con un rotundo triunfo para Soria, uno de los máximos responsables de la masacre del 26 de junio de 2002.

Los superamigos

Para la liga nacional y popular, el gringo Soria no era, en un principio, más que un candidato ocasional: Pichetto se había bajado de la interna y el gobierno se quedó sin candidato propio. Por lo tanto, Cristina tuvo que jugar a dos puntas, dando su apoyo al radical y al ex funcionario de Duhalde. Como ya mencionamos, esta estrategia colisionaba con la “militancia”, pues buena parte de la juventud kirchnerista no aceptó de buena gana hacer campaña por uno de los mejores representantes de lo que el gobierno dice diferenciarse. Ante esta situación, Cristina optó por la indiferencia: no hubo grandes apoyos en público, aunque sí se tomó el tiempo de recibirlo, en febrero, para sacarse la única foto que publicamos hace dos ediciones. El encargado de sostener esta alianza semioculta no fue otro que el presidente del bloque justicialista en el senado, Pichetto, que acompañó a Soria, en todo momento, con palabras de elogio.

La contundente victoria del kirchnerismo provincial en las primarias despejó el camino para la victoria de Soria. No obstante, no hubo, desde la presidencia, declaraciones en favor del peronista, ni siquiera en los días previos a los comicios. Se trata de una maniobra para no ensuciar su imagen “progresista”. Sin embargo, la farsa duró poco: la noche de la victoria, Soria celebró con Randazzo, Bodou y Pichetto. Cristina, por su parte, lo felicitó telefónicamente. Que un personaje como Soria se arrope con las vestiduras de un movimiento que dice defender los derechos humanos no es más que un insulto a la clase obrera rionegrina que sufre la política del “garrote”, encarnada en las fuerzas de seguridad estatal.

Quien siempre estuvo al lado del gringo fue el entorno más íntimo de Cristina. Además de Pichetto, tanto Amado Boudou, Gabriel Mariotto y Alicia Kirchner realizaron actos en su apoyo y vieron en el candidato un representante de la política que se viene. Alicia comentó en un acto que Soria tiene un compromiso con el futuro y que, para su triunfo (el de Cristina), necesitaba el apoyo de todos.

Mala yunta

Soria ha comenzado el armado de su gabinete. El primer nombre que parecería confirmado es el de Hugo Lastra, quien fue tentado para el cargo de Secretario General de la Gobernación. Lastra fue dos veces legislador provincial e intendente de Sierra Grande. Íntimo de Pichetto, su elección no es casual: será el intermediario entre nación y provincia. Según Lastra, hay un compromiso ideológico de hace muchos años de la presidenta con Carlos Soria. Con el presidente de la bancada provincial del PJ, Carlos Peralta, se iniciaron conversaciones para que ocupe el cargo de Jefe de Gabinete.

El actual ministro de Hacienda de la localidad que comanda Soria, Alejandro Palmieri, podría ser el ministro de Economía. Su actuación en General Roca comenzó en el 2003. Sus allegados señalan su “buen desempeño” por haber elevado la recaudación fiscal del 35% al 75%, con un ahorro de 30 millones de pesos y una fuerte inversión en infraestructura. En términos reales, su gestión está cercada por las huelgas de los obreros rurales frutícolas ante las precarias condiciones laborales por la que atraviesan, con salarios por debajo de la canasta básica, mientras el gobierno mantiene negociados millonarios con las empresas exportadoras, como Expofrut. Esta conducta se observa también para los obreros urbanos en condiciones de precarización laboral con empleos en negro y el aumento creciente de la desocupación. La gestión de Palmieri también deja mucho que desear en cuanto a la infraestructura. La característica principal de la localidad es la falta de acceso al techo propio, que afecta no sólo a los desocupados, sino también a los trabajadores cuyos ingresos no les permiten acceder a las viviendas otorgadas por el Instituto Provincial para la Vivienda. Los requisitos para poder acceder son demasiado elevados para las posibilidades concretas de la mayoría de la población roquense. Las tierras fiscales, según el ministro, se han terminado para aquellos que buscan construir su propia casa, pero bien que son utilizados para millonarios proyectos inmobiliarios, inaccesibles para cualquier obrero.

La problemática habitacional en General Roca es acuciante: las tomas de terrenos vienen en franco crecimiento. Como casos emblemáticos, podemos citar el de la toma de tierras abandonadas del Servicio Penitenciario Federal, al norte de la ciudad, el del asentamiento de Paso Córdoba establecido en el terreno perteneciente a la familia o la ampliación del barrio Islas Malvinas con tierras del Parque Industrial. Difícil tarea tendrá el ministro si piensa trasladar esta política a una provincia que cuenta con un déficit primario que supera las 12.600 viviendas estatales.1 Más difícil aun si cree poder hacerlo achicando el gasto público, como se pronunció en más de una ocasión.

Jorge Vallaza suena para cubrir el ministerio de Desarrollo Social. Vallaza es un referente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en Río Negro y titular de la Unidad Básica de Bariloche. Su propuesta es terminar con la política asistencialista del gobierno radical. Su trabajo dentro del PJ barilochense ha sido cuestionado por la juventud K.2 Su elección tiene que ver con el crecimiento desproporcionado y desarticulado que tiene Bariloche, por la cantidad de inmigrantes que recibe anualmente la ciudad. Efectivamente, según Soria, ésta es la causa de todos los males.

La Secretaria de Gobierno de General Roca, Anahí Tappata podría ser la futura ministra de Producción. Su figura resulta un buen ejemplo del gobierno que se viene: durante la toma de Paso Córdoba, la secretaria se negó a escuchar los reclamos de viviendas, aclarando que la Municipalidad no puede interceder en el conflicto, porque se trata de una propiedad privada (ociosa). Ante la insistencia de los ocupantes que pedían un plan de loteo para comprar las tierras, se justificó con los requisitos obligatorios que se deben cumplir según el Plan Director de la ciudad. Entre estos, figuraba el número de expediente municipal y fecha de visado por parte del municipio, número de plano de mensura y fecha de registración definitiva por parte de la autoridad competente, áreas de localización de todas las sesiones obligatorias, espacios verdes, reservas fiscales, fecha de plazo de inicio y terminación de las obras de infraestructuras de responsabilidad del propietario del loteo. Evidentemente, se trata de exigencias que no están al alcance de ningún trabajador.

El legislador peronista Pedro Pesatti podría ser el Ministro de Educación. Íntimo de Soria, se convirtió en su acérrimo defensor luego de la primera publicación de la foto que muestra al gobernador electo cenando con el ex genocida nazi Priebke. Según el legislador, fue una operación montada para arruinar la imagen de Soria ya que se trata de una mentira, porque Soria no conocía, en el momento de la foto, al ex oficial de la SS y responsable de la masacre de las Fosas Ardeatinas.

Quien sí está confirmado como ministro de Turismo es Rovira Bosch, quien fuera secretario de Turismo de Bariloche y es el impulsor del proyecto inmobiliario en la costa del lago Nahuel Huapi. Antes, había sido el directivo regional de la empresa brasileña TAM.

El gobierno nacional apuesta al favor del menemismo y del duhaldismo. Recordemos que en La Rioja apoyó al más noventista de todos. Soria va a dirigir la misma política para la que se postuló: represión, precarización laboral, especulación inmobiliaria, y ausencia de las condiciones básicas de vida. El “gringo” ha ganado gracias al apoyo absoluto recibido por el gobierno nacional. Como vemos, no hay más “funcional” a la derecha que el propio kirchnerismo. Junto con Menem, estamos no solo ante la continuidad, sino incluso ante la vuelta de los personajes más impresentables de los ’90 de la mano de un gobierno que dice renovar la política. Este fenómeno no es nuevo, pero se ha visto agravado en estos años en que el kirchnerismo intenta salir del bonapartismo y restablecer una plena hegemonía.

Notas

1 Véase www.rocaportal.com.ar/rio-negro-tiene-un-deficit-de-mas-de-12-000
2 Barinoticias, 16/2/2010.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *