Frente MST-NMAS: el resurgimiento de la centroizquierda y la responsabilidad del FIT

La debacle y descomposición del espacio kirchnerista y el fracaso de la “resistencia” dejó perplejos a los que proponían el frente “anti-Macri” y provocó un reacomodamiento en la izquierda. El PTS decidió mostrar algún grado de compromiso con el FIT y participar del acto de Atlanta (lógicamente, poniendo sus condiciones) y aquellos que, fuera del FIT, aspiraban al (histórico) entrismo en el peronismo, se quedaron sin espacio al cual “entrar”.

El completo aislamiento político, la idea de que hay una masa peronista “desilusionada” que ganar y, sobre todo, la certeza de que nadie fuera del FIT llega al 1,5% llevó a que, luego del acto de Atlanta, se quisiera capitalizar la fórmula de la “unidad de la izquierda” con la formación de otra alianza: el Frente de Izquierda Socialista, compuesto por el MST y el NMAS, dos agrupamientos que proponían abiertamente la alianza con el kirchnerismo y la defensa de su herencia.

El nuevo frente debuta sin ningún documento que explique su programa político y la necesidad de su existencia. No es extraño, porque el MST no se caracteriza por la claridad de sus definiciones programáticas. En fin, lo único que circula es un documento firmado solo por el NMAS, donde llama a presentar “en el 2017 una alternativa política independiente tanto de Cambiemos como del kirchnerismo y demás fuerzas patronales”. Una proclama doblemente curiosa. Primero, porque se desdice de todo eso que vino diciendo en el año. De un plumazo y sin mayor explicación, llama a sepultar el “frente único”. O las circunstancias cambiaron (y sería bueno que nos cuenten por qué) o los compañeros se equivocaron durante todo el año (y entonces hay que tener la honestidad de reconocerlo). Segundo, porque no llama a constituir una alternativa ahora y desplegada en el tiempo, sino puntualmente para el año que viene, o sea, para las elecciones. Obviamente, no sabemos lo que piensa de esto el MST, pero podemos intuirlo…

Ahora bien, ¿realmente el NMAS giró hacia una posición de independencia de clase? No parece. Si vemos la “Carta Abierta” de Castañeira a los militantes kirchneristas, la crítica se dirige contra “la dirección” o “los dirigentes”, nunca contra “el proyecto” y, mucho menos, contra el programa peronista. De todos modos, el partido más importante del FIS es el MST, que ha realizado alianzas con cuanta fracción de la burguesía le ofreciera un lugar (Prat-Gay, Donda, Pino Solanas, la Sociedad Rural y siguen los nombres…). Estuvo con la oposición patronal bajo el kirchnerismo y está con la oposición kirchnerista ahora.

Por lo tanto, el nuevo frente emerge como un espacio más ligado a la centroizquierda, que parecía inmersa en una debacle irreversible y ahora logra algo de vida. Recordemos que gran parte de los votos del FIT se alimentaron de esa orfandad, con plena conciencia de una dirección que, por esa misma razón, se orientó a una campaña reformista, destinada a ese público, con el que se pretendió establecer una complicidad, antes que una discusión.

Las incompetencias propias

El peligro no se reduce a los votos que ese frente pueda recuperar (lo que no puede descartarse), sino el daño que le provoca al FIT. Primero, porque le quita su referencia sobre el amplio arco de la izquierda. Una referencia que obligaba incluso a las vertientes más reformistas (maoístas) a girar en torno a su presencia. Segundo, porque ese conflicto hacia afuera se traslada hacia adentro. Desde ahora, las presiones por derecha van a ser más fuertes que las que el FIT tiene por izquierda. El PTS y otras organizaciones más proclives a la conciliación con el reformismo (Izquierda Revolucionaria) van a operar con la amenaza de pasarse a un frente con menos problemas para proclamar su electoralismo y su cercanía con el peronismo. De hecho, en el acto de Atlanta, Del Caño habló de ampliar el FIT, pero no dijo a quiénes había que incorporar. Consultado por Página/12, aludió a “Zamora”. Es decir, el FIS le ganó de mano, pero la puerta parece abierta. Vale la pena, entonces, preguntarse cómo se llegó a esto.

La responsabilidad de lo sucedido es exclusiva de la dirección del FIT, pero especialmente de la fracción PO-IS. Es lógico que el elemento más atrasado, el PTS, pugnara por llevar al Frente hacia donde está ahora. En cambio, fallaron (otra vez) quienes debían conducir al Frente hacia la constitución de un aglutinador general en torno a un programa revolucionario, es decir, una dirección que aislara a los más reformistas y obligara a girar hacia posiciones revolucionarias a los elementos vacilantes. Al no apoyarse en las fuerzas más revolucionarias, cobran fuerza las más conciliadoras.

El FIT se negó a centralizar, a organizar y a conducir al conjunto de elementos que se nuclearon en torno al frente: PSTU, CR-CR, IR, Rompiendo Cadenas, COB-La Brecha, Razón y Revolución, entre otros. Todo ese conjunto de partidos que trabajaron incansablemente por el FIT, sin pedir ningún lugar, fue sistemáticamente ninguneado, marginado y hasta expulsado (Razón y Revolución, por ejemplo, de la Asamblea de Intelectuales) de espacios frentistas. No nos referimos al MST, claro, que siempre se negó a entrar sinceramente al FIT, condicionando su ingreso a la creación de un Syriza o Podemos.

Pero no es el caso del NMAS, cuya negación a su ingreso no tiene ninguna explicación política. ¿Cuál es la diferencia real entre el NMAS con el PO, IS o el PTS? ¿Hay más coincidencias con quienes fueron con “el campo” en el 2008 (IS) que con quienes montaron una carpa independiente? ¿Acaso el NMAS tiene una construcción sindical mucho menor a la de los demás? ¿No ha realizado más de un llamado a que le permitan ingresar al frente? En Atlanta, fuera de Del Caño (y ya sabemos para qué), nadie se pronunció por la ampliación del FIT.

La única respuesta posible es el sectarismo de tres partidos. En particular, del PO y el PTS, que no querían diluir su poder de veto sumando otros comensales con menor capacidad de movilización. Una desproporción se evita perfectamente si en lugar de una dirección colegiada, se convoca a un congreso de militantes. Claro que ahí lo que vale es la capacidad de conducción.

El resultado de ese sectarismo es que esos elementos que el FIT se negó a centralizar, se organizaron de otra forma. No se trata solamente del NMAS, sino de un conjunto de organizaciones vacilantes que ahora tienen otro canal de desarrollo. Seguramente, el FIT va a apostar al desbarranque. Si sucede, se golpeará el pecho, en un acto tan lamentable  como el del arquero que hace “vista”, cuando la pelota pega en el palo. No importa el desarrollo que tenga el nuevo frente, el caso es que ahora el reformismo tiene una dirección que antes no tenía y la responsabilidad es enteramente del FIT que no supo desarrollarse. De hecho este año, y tomando la definición de uno de sus principales dirigentes, estuvo en un profundo “inmovilismo”.

Para enfrentar al reagrupamiento de centroizquierda, el FIT debe ponerse al frente de las fuerzas revolucionarias y vacilantes. Debe organizar a todas las organizaciones que lo apoyan  de manera formal. Es decir, incorporarlas al FIT y darles una serie de tareas. Para eso, hay que definir un curso de acción, lo que fuerza a la constitución de un programa y una dirección que lo ejecute, lo que requiere un congreso de militantes que lo vote.

Llamamos al FIT a incorporar a todas las organizaciones que hayan dado muestras de un trabajo de construcción del frente y a construir una dirección operante en un congreso de militantes de todas las organizaciones que apoyan al FIT.

Razón y Revolución 

11 Respuestas

  1. manuel dice:

    https://www.mas.org.ar/?p=10951

    Pónganse serios. Hay que explicar por qué este programa es solo un papel, cómo ambas organizaciones “juegan a Kautsky” (firmar la lucha de clases en el papel pero operar prácticamente bajo concepciones frentepopulistas), cómo mucho más importante que este programa es la coincidencia estratégica entre el ala izquierda de este frente (nuevomas) y el kirchnerismo (carta de la castañeira conceptualizando el kirchnersimo como posibilismo, otorgándole a éste la virtud de ser casi un reformismo obrero). Cómo, por lo demás, este “jugar a Kautsky” no es un giro del nuevomas que estuviera determinado por las circunstancias, sino que toda una concepción estratégica: critican las revoluciones de la posguerra porque no tuvieron al frente a la clase obrera, pero en la práctica pidieron admisión en el SU en 2014 (organización que representa de forma más paradigmática el remplazo revolucionario de la clase obrera en la posguerra -burócratas rusos, revolucionarios burgueses de las semicolonias, estudiantes universitarios, militares-). Si bien al parecer no fueron admitidos, su bagaje teórico sigue estando signado por la lectura francesa del trotskysmo progre. Respecto del MST, hay un error grueso: ¿poco claros? Por una parte, son abiertamente renovados (nuevaizquierda), su mismo lenguaje lo demuestra: izquierda social, izquierda territorial, críticas a la izquierda testimonial, críticas a la vieja izquierda, una izquierda de los amigos y fraternal, etc. Por otra, toda su dirigencia tiene puestos de dirección en la CTA, burocracia sindical que, si solo sigue el patrón común de los “dueños de los sindicatos” en Argentina, muy probablemente no sea sino un fracción patronal más.

    A lo cual se suma la necesidad de ver como en el mismo FIT el PTS “juega a Kautsky”: fue capaz de firmar el documento de Atlanta, pero su línea política sigue siendo progre-kirchnerista (¡celebraron y pusieron en primera plana una asqueros entrevista de Bregman en Anfibia!).

    La tarea comunista en Argentina pasa por aglutinar a las fracciones clasistas de la izquierda
    en Argentina: prc, pco, cor, is, po, lit-ci, quebrando el PTS y arrastrando a sus elementos valiosos y a la base obrera que no haya sido irremediablemente deformada por el progresismo de este partido.

    • Juan Tabas dice:

      Exacto, aglutinar a las fracciones revolucionarias ¿Y cuál es la diferencia sustancial con lo planteado, papá? Por otro lado, ¿Estás de acuerdo con que “el FIT a incorporar a todas las organizaciones que hayan dado muestras de un trabajo de construcción del frente y a construir una dirección operante en un congreso de militantes de todas las organizaciones que apoyan al FIT”?

  2. Ppp dice:

    En qué se basan para decir que Izquierda Revolucionaria está entre las “organizaciones más proclives a la conciliación con el reformismo”?

    • Juan Tabas dice:

      ¿Te cabe alguna duda? ¿Has leído sus publicaciones? ¿Escuchaste a María del Carmen Verdú en el cierre de las Jornadas 2016 de Razón y Revolución pidiendo conciliar con “la base kirchnerista”? ¿O vos creés que una organización es revolucionaria por el sólo hecho de ser guevarista o querer cagar a tiros a todo el mundo?

  3. Pablo dice:

    Todo muy lindo, pero adiviná quienes no quieren un congreso de militantes (y ya sabemos porque)?

  4. TTT dice:

    No coincido en que la culpa de las separaciones sea del MAS y del MST por armar un frente, mientras que de la boca para adentro los partidos del FIT buscaron constantemente cualquier excusa para cerrar la puerta a partidos y organizaciones que están por fuera del frente. El PO y el PTS cerraron la puerta a toda agrupación que implica una repartija mayor de la torta. Partidos como PTSU o La Brecha nada pueden afectarle, aunque cuando empiezan a crecer empiezan a cerrar puertas. Por algo también es vetado Zamora o en Jujuy el Perro Santillan, quien el año pasado miembros de la Tupaj Katari, Mp La Dignidad y la Corriente Villera iban a estar dentro de la lista y su trayectoria y simbolismo del SEOM en Jujuy le iba a dar un aire verdaderamente combativo al frente. Pero el PTS se le ocurrió vetar a último momento, con la excusa del conflicto Perro- Vilca en el SEOM) PTS en Jujuy aliado a Milagro Sala, acción rompista dentro del SEOM). Por otro lado, Izquierda Revolucionaria, organización creciente, por ahora el PO y el PTS les da espacio, sobre todo en la universidad, donde armaron frentes conjuntos en Sociales y Flosofía y Letras. En su momento con La Brecha y el Frente Dario Santillan sucedieron hechos similares. Pero cuando empieze a crecer más, ya los van a tirar como trapo viejo que ya no sirve, buscaran alguna excusa como que no les cabe el guevarismo , que son anti Evo y los otros apoyaron a Evo, o alguna por el estilo para lograr separarar a la izquierda y alejarla cada vez más de una acción revolucionaria que en realidad muy poco les importa

  5. Julian Taylor dice:

    Estuve en Atlanta:lo que me llamó la atención es la cantidad de militantes y simpatizantes que llevó el PTS:Sin duda la organización que mas creció y sobre todo la gran cantidad de agrupaciones de sindicatos.¿Se puede hablar de la izquierda y no hablar de un acto que todos los diarios describieron como el acto político mas importante de la izquierda en las últimas décadas?

  6. Jon Rosental dice:

    ¿los que escriben no fueron a Atlanta?:A mi lo que mas me llamó la atención fue la cantidad de gente que llevó el PTS (parejo con el PO).Además la cantidad y calidad de delegaciones obreras de decenas de gremios y una gran juventud.
    ¿Uds creen que hay que romper el FIT si el PTS insiste en ir a las PASO como seguramente lo va a hacer?

  7. Jon Rosental dice:

    Insisto ,¿hay que romper el FIT’ ante la alternativa de PASO que seguramente propondrá el PTS ,porque cree que las gana en todos lados?

  8. SDPA dice:

    El PO tiene el deber urgente de frenar el crecimiento de los morenismos en todas sus sectarias y populistas variantes, y tomar a toda fuerza huerfana de los activistas e ideologos serios antes de que sea tarde y se les pase el tren de la historia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *