Entrevista a Eduardo Sartelli en Impulso Baires sobre la crisis griega (10/05/2010)

Según economista, la crisis griega podría contagiar a Europa, Asia, y de rebote tocará a nuestro país

La Plata – El economista Eduardo Sartelli, autor del libro “La Cajita Infelíz”, que detalló con anticipación situaciones críticas de nuestra economía, advirtió sobre la crisis económica que desplomó a Grecia, y que ahora amenaza con entrar a los países más fuertes de Europa. En una entrevista realizada por Cadena Music Press, red 91.3 y radios provinciales, el economista prevé que habrá un efecto contagio a Asia, particularmente a China, y por rebote terminará afectando a nuestro país.

Sartelli, acerca de la crisis económica que está en la puerta de Europa, dijo que “no es la crisis griega, es la crisis mundial. Es lo primero que hay que remarcar, porque no es un problema particular. Es la crisis mundial, que tuvo su epicentro en Estados Unidos, ahora pasa a Europa y después va a continuar con la región asiática, en especial en China, y de rebote le va a tocar a Argentina. Esa es la secuencia que la crisis va a seguir. Y sigue esa secuencia casi matemáticamente”.

“Todavía falta lo peor. Lo que vimos en Estados Unidos ahora lo vamos a ver en una escala ampliada en Europa. Pasó en Grecia ahora va a España, Portugal, Italia, y el país que más mal lo va a pasar, por su alta deuda, es Inglaterra. Por eso los ministros de Finanzas de Europa acaban de disponer una fondo de reservas de 600 mil millones de Euros, es el mayor fondo de la historia”, dijo. Agregó: “para el caso griego se anunció un fondo que después fue el doble. Por lo tanto no quiero creer lo que puede pasar si ahora dicen 600 mil”.

“La economía griega es muy pequeña comparada con España”, contó el especialista. “La actual crisis es mucho peor a la que pasó por EEUU. Lo de Grecia es un laboratorio de lo que puede pasar en Europa”, señaló.

Sobre la reacción en nuestro país, dijo que “mientas la crisis se centró en EEUU, para Argentina fue beneficio puro. Porque la Argentina desde hace cincuenta años o más, tiene una relación directa con el dólar, que se institucionalizó con (Domingo) Cavallo (mediante la ley de convertibilidad), pero tiene una relación así desde la Segunda Guerra Mundial”.

“Cuando el dólar se cae Argentina no necesita devaluar porque su moneda se cae con el dólar. Mientras el dólar se caía y el euro subía a Argentina la benefició”, contó.

“Si la crisis se traslada a China, como es de peor, las consecuencias serán mayores”, anunció.

“Ya observamos la reacción típica de la burguesía Argentina de buscar la devaluación. Hasta ahora no se animan mucho en decirlo en público, pero los sectores más dinámicos piden devaluar y un dólar a 4.20 o 4.50. Por otro lado los sectores más débiles de la economía no lo dicen pero buscan una devaluación”, dijo.

“En el 2001 se podía hacer una megadevaluación y los precios no iban a subir, pero ahora la economía tiene cierto grado de recuperación, y cualquier cambio en el tipo de cambio repercutirá en una aceleración de la inflación, que encima a nivel mundial está elevada”, destacó Sartelli.

Canje exitoso pero no servirá en el contexto internacional para contraer nueva deuda, anunció

“Este canje es muy bueno para todos los que están clavados con deuda Argentina que no se pagó. Sobre todo ahora con la crisis griega aunque parezca un contrasentido. Aunque ahora la crisis baje el valor de bonos argentinos, sigue siendo una ganancia importante. En medio de esta crisis el que pueda agarrar un dólar lo va a agarrar”, dijo.
Agregó: “el canje se hace, o por lo menos esa es la idea, no es para que Argentina gane plata a futuro, sino para volver al mercado internacional y volver a endeudarse por las cuestiones que hablábamos antes”.
“Es necesario cubrir déficit con deuda nueva. El problema es que en este contexto mundial se vaya a recibir un peso. El canje sale bárbaro pero difícilmente se reciba un peso y por lo tanto el canje será inútil”, dijo.

LINK AL ARTÍCULO ORIGINAL

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *