ENTRE RIOS: Una escuela sin rostros – Nicolás De Rosa

Que nos persigan y nos controlen no es historia nueva. Los distintos gobiernos buscaron distintas formas y procedimientos para mantener un presentismo en condiciones deplorables e introducir distintos mecanismos internos de ajuste. A la manipulación de nuestro salario con medidas como los “errores” de liquidación, los descuentos exagerados por días de paro, se suma un capitulo bochornoso: la aplicación de reconocimientos faciales para controlar la presencia de los docentes en las escuelas. Medida que adopta el mismo Estado que viene recortando las partidas para limpieza e higiene y acumula escuelas en pésimas condiciones de infraestructura. Prioridades. Así lleva su gestión José Luis Panozzo, ex docente, ex Secretario General de AGMER en la seccional Federación, ex intendente de Chajarí (donde dejó una deuda cuantiosa) y actual presidente del CGE. Aplica políticas de ajuste, control, presión, sin importarle realmente el estado de la educación entrerriana.

En efecto, el gobierno pretende introducir en las escuelas un nuevo sistema de control del ausentismo docente. La provincia acaba de adquirir un nuevo sistema para el control “facial” del presentismo. Si en muchas oficinas del gobierno nacional o local funciona el control dactilar o a través de tarjetas electrónicas, la provincia pretende hacer punta controlando a través de los rostros el ingreso y egreso de los docentes a las escuelas. Los gastos estipulados para la instalación de reconocedores faciales para los 55 mil docentes según Panozzo rondarían los 1.200 millones de pesos, suma con la que se podría construir “entre 20 y 23 escuelas totalmente equipadas” pero en vez de hacerlo o poner en condiciones las ya construidas (destruidas), deciden instalar estos dispositivos. Según el gobierno, lo hará en beneficio nuestro: ya no más errores por la carga del presentismo por parte de los directivos. Por lo bajo, el presidente del CGE admite que se trata de controlar “los abusos” por parte de los docentes en el uso de licencias. Según Panozzo, los docentes con licencia se estarían yendo de vacaciones. En lugar de tomar acciones contra esos supuestos casos de abuso que él mismo debería controlar supone que el docente en uso de licencia médica concurrirá al establecimiento a marcar tarjeta, razonamiento que no resiste la lógica formal. Para peor, están dispuestos a gastar 1.200 millones de pesos evidenciando que plata hay, pero no para las escuelas, no para nuestros salarios, no para mayores recursos didácticos. Una vez más, prioridades.

 

Reingrese perfil, falló el sistema

 

Veamos. Prometen introducir un control facial del presentismo que en forma online enviará la información directamente al CGE. Bien. No es difícil darse cuenta que las escuelas tienen problemas técnicos de lo más elementales que, de seguro, llevarán la medida a un estrepitoso fracaso. La enorme mayoría de las escuelas si tiene internet es gracias a las cooperadoras, o a la “vaquita” de los docentes; otras, la gran mayoría, no cuentan con internet, algunas no tienen computadoras con la capacidad necesaria para desarrollar las tareas “normales” de la institución educativa. Ni siquiera el CGE cuenta con tal cosa. El mismo Panozzo sostuvo que la demora con la actualización de las credenciales de puntaje se debe a la falta de tecnología para realizar la tarea a tiempo.

En lugar de preguntarse por qué se enferman los docentes, el gobierno introduce un nuevo mecanismo de control. Si se preguntara por el origen del problema vería la existencia de docentes taxi que viajan en condiciones deplorables de un departamento a otro para realizar largas jornadas de trabajo. Labor que se desarrolla en escuelas que se caen a pedazos, sin recursos, destinando parte del magro salario a la dotación de materiales pedagógicos renovados y completos para los alumnos. A esa jornada, se le suma otra, extra-escolar, que se extiende fuera del curso con planificaciones y correcciones. Pero no, el gobierno mira para otro lado. Esta nueva ocurrencia, aparece en un contexto de completa degradación y crisis de la escuela y, por ende, no resolverá ninguno de los problemas reales que los docentes enfrentamos día a día.

Es imposible ignorar la reacción de la burocracia. Ésta ha hecho un descargo pasivo, ante el anuncio de la instalación de dispositivos a prueba en diversas escuelas de la provincia, lo único que leímos fue un comunicado rechazando la implementación. No hay llamado a asambleas, no hay medida de fuerza, no hay nada. Compañero, esto nos abre un desafío: hay que barrer del sindicato a todos los que nos entregan día a día.

Entonces..

Por eso, los docentes de la Corriente Nacional Docente Conti-Santoro-Entre Ríos, rechazamos el intento del Estado provincial de instrumentar el reconocimiento facial para la asistencia de los trabajadores de la educación. Mientras la burocracia sindical se debate en internas por CTERA y se prepara para renovar su mandato en AGMER, la patronal se nos ríe en la cara.

Este nuevo control del presentismo es una herramienta persecutoria de la patronal. Desgajada de la vida real de las escuelas, no contempla los tiempos del trabajo docente, por ejemplo, si se hace un cambio de actividades por una salida escolar, o si el docente está de licencia, cómo se cruzarán los datos. Un sistema online que está por fuera de la capacidad operativa de cualquier escuela entrerriana promedio. Vamos hacia una nueva maniobra para justificar y legitimar una futura modificación del Régimen de Licencia Docente. Así, el Estado busca recortar derechos a los trabajadores de la educación, busca ajustarnos. Compañeros: no debemos permitirlo. Padres: debemos unirnos en la lucha para frenar el proceso de degradación de la educación. Empecemos disputando el uso de esos recursos que el Estado pretende tirarlos a la basura dejando sin resolver los verdaderos problemas. Una educación de calidad no se construye con escuelas destruidas, con salarios docentes de miseria, con docentes que van a trabajar enfermos, sin material didáctico, etc. Por eso, los docentes de la Corriente Nacional Docente Conti-Santoro decimos:

 

# Basta de ajustar a los trabajadores de la educación

# Rechazo al sistema de asistencia mediante reconocimiento facial

# Llamado a asamblea a todos los docentes para definir un plan de lucha contra el ajuste del Estado

# Renuncia del Presidente del Consejo General de Educación, José Luis Panozzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *