En busca de los compañeros  perdidos

 

Desde Razón y Revolución nos proponemos contabilizar la totalidad de las bajas sufridas por la fuerza revolucionaria que desafió al régimen capitalista en la década de los ‘70. Cuando hablamos de bajas no nos referimos solamente a los desaparecidos sino a todos los muertos, heridos, detenidos, secuestrados y asesinados del período que formaban parte de esta fuerza revolucionaria. El período que pretendemos abarcar es el que transcurre entre 1969 y 1983, que es el período de la lucha de clases en el cual vemos un proceso revolucionario en ascenso, agotamiento y derrumbe. Sin embargo, nos limitaremos, en un principio, al período 1976-83, por ser éste el que más bajas concentra y del que más información (si bien confusa) se dispone hasta ahora. Las listas oficiales cuentan en este momento con alrededor de 10 mil nombres. Sin embargo, los cálculos que prestan atención a ciertos aspectos del problema estiman que habría un número de bajas muy superior.

El Proceso no atacó indistintamente a cualquiera, sino a quienes (conscientes de ello o no) formaban parte del “partido del caos”, es decir, a quienes luchaban más activamente contra el orden establecido. Caracterizamos que en la Argentina de los años ‘70 se estaba desarrollando un proceso de características revolucionarias, que habría comenzado con el Cordobazo, en 1969, y que culminaría en una derrota en los primeros años del régimen militar. No se atacó a un pueblo indefenso: hubo en la Argentina de los ’70 una verdadera guerra entre fuerzas sociales, un capítulo más en la lucha de clases mundial. Paradójicamente, creemos que hay mucho de verdad en la frase “por algo será”. Saber exactamente a cuántos y quiénes se hirió, secuestró, mató o se hizo desaparecer, nos permitirá acercarnos también a un conocimiento más preciso de cuál era la magnitud y la composición de aquella fuerza social a la que se proponía eliminar desde las fracciones dominantes de la burguesía. Tenemos una hipótesis al respecto: creemos que en las bajas de esta fuerza revolucionaria habría una composición obrera mayor que la que nos indican los casos actualmente conocidos. El proletariado es la clase que menos posibilidad tiene de acceder a los medios necesarios para denunciar a sus muertos, ya sean medios materiales o culturales. Muchas veces la pertenencia orgánica a alguna agrupación política o sindical puede suplir esta carencia de medios. Pero hay una gran masa de delegados sindicales de base, obreros rurales y demás, que no militaban orgánicamente en ninguna organización y que fueron muertos o desaparecidos. A esos compañeros queremos encontrar, a los que aún continúan “desaparecidos”, a los miles de muertos y desaparecidos que permanecen en la más absoluta oscuridad y nadie reclama.

Esta tarea supera evidentemente nuestras fuerzas: requiere de una búsqueda intensiva en todos los rincones de la Argentina. Por eso necesitamos, para poder llevar a cabo este proyecto, de la colaboración de todos aquellos que estén dispuestos a poner en marcha grupos de búsqueda en todos los puntos del país, ya sean militantes políticos o sindicales, historiadores, maestros, estudiantes, periodistas, o cualquier interesado. También convocamos a todos aquellos que puedan aportar datos sobre el tema, por más mínimos que sean, a comunicarse con nosotros. Si logramos establecer una verdadera red nacional de búsqueda de los compañeros muertos y desaparecidos, estaremos dando un paso muy importante en el conocimiento de la historia de nuestro país y de nuestra clase.

 

 

SI TENÉS ALGÚN DATO PARA APORTAR O TE INTERESA SUMARTE AL PROYECTO DE Razón y Revolución, COMUNICATE CON NOSOTROS A LA SIGUIENTE DIRECCIÓN DE MAIL: rednacionaldebusqueda@yahoo.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *