El Stalinismo

Una vez que la NEP mostró todas sus debilidades y la crisis volvió a estallar, el Partido Bolchevique se vio convulsionado por nuevos debates sobre qué hacer. Unos señalaban que había que industrializar exprimiendo al campesinado (Preobrazhensky y Trotsky), otros mantener la alianza con los campesinos rusos y la defensa de la NEP (Bujarin) y otros el “socialismo en un solo país” (Stalin), admitiendo el aislamiento ruso y la derrota de la revolución en Alemania que congeló el impulso revolucionario mundial tan esperado. El resultado tuvo a Stalin llevando adelante soluciones extremas: un proceso de planificación y desarrollo de la industria pesada de forma acelerada. Luego de la muerte de Lenin (1924), se desencadenó una lucha por la sucesión. A la larga, se impuso Stalin, hasta armar un unicato indiscutido con métodos sangrientos.

Su política toma forma con el Primer Plan Quinquenal (1929), una revolución “desde arriba”, que implicó la guerra al kulak y a todos los restos de la comunidad campesina rusa. En dos palabras: colectivización forzosa. Para eso, Stalin recuperó dos instituciones agrarias de gran escala: el koljoz (cooperativa de producción donde juntaron campesinos por la fuerza) y el sovjoz (grandes granjas estatales). Los koljozes debían entregar una cantidad fija de grano y alimentos, dividiéndose el resto de la producción entre los miembros. Las cuotas solían ser muy altas, lo que generaba hambrunas y migraciones a las ciudades. Otros kulaks eran deportados a Siberia o trasladados a tierras poco productivas.

La otra pata del Plan era la industrialización acelerada de las ramas pesadas. En particular, la industria del hierro y el acero, y los tractores y máquinas-herramientas. Al mismo tiempo, el plan impulsaba el aumento de la intensidad del trabajo en la industria urbana sin elevar salarios reales. Así, el estado tomó el control de casi todas las esferas de la economía (distribución y comercio), con la intención de avanzar a cualquier costo. Era eso o el capitalismo.

Todo fue acompañado de un clima de alerta contra las invasiones capitalistas, que incluyó una campaña de represión contra “contrarrevolucionarios y enemigos de clase”, apuntando contra supuestos “espías y saboteadores”. Eso dejó a Rusia sin expertos y llevó a más purgas en el seno del Partido (los Juicios de Moscú). Dichas campañas implicaban a menudo acusaciones fraudulentas. También se ve acompañado de una “revolución cultural” que acompañó con el arte y la propaganda todas las medidas.

¿Qué contenido social y político tuvo el ascenso de Stalin? Algunos trotskistas sostienen que fue la contrarrevolución. Sin embargo, Stalin revolucionó la base social rusa, expresando una de las soluciones posibles de la Revolución ante los problemas que se le presentaron y que había que resolver (atraso y crisis económica, ataques del imperialismo, aislamiento mundial, una burguesía masiva y un proletariado chico, etc.). Lo que ocurre es que a la vez congeló la superestructura política: centralizó el poder al extremo, burocratizó la vida social, reprimió toda oposición, militarizó las relaciones sociales, censuró toda expresión intelectual y política obrera disidente, subordinó las políticas en el exterior a las necesidades de la URSS, impulsó “frentes populares” por todos lados, estatizó los sindicatos y transformó a los partidos comunistas en extensión de la burocracia soviética.

Con todo, el Stalinismo ya es historia: los principales problemas que la Revolución Rusa enfrentó (atraso cultural del proletariado, mayoría burguesa campesina) ya no existen o pueden encararse con mejores perspectivas hoy que ayer.

Te podría interesar...

1 respuesta

  1. CÉSAR ANTONIO CHIROQUE MONDRAGÓN dice:

    STALIN, LAMENTABLEMENTE UN INVOLUCIONISTA SUCESOR DE LENIN. Y UN PÉSIMO INTÉRPRETE DE K.MARX.LA HISTORIA Y LOS HECHOS DEMUESTRAN LO QUE DECIMOS.HLVS HERMANOS DEL MUNDO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *