El problema no es el agua

inundacion¿Por qué nos seguimos inundando? Las crecientes son predecibles. Todos sabemos que vendrán. Entonces, ¿Por qué? A la clase dominante no le importa las condiciones de vida de las mayorías, los trabajadores. El problema de la creciente es el problema de la vivienda. Por lo tanto las soluciones están al alcance (la construcción de más casas en lugares apropiados). Esto hace de las inundaciones un crimen social, no una catástrofe natural.
Los que se inundan es porque no tienen donde vivir. Las peores tierras son las más baratas, y allí recala buena parte de la clase obrera más empobrecida. Es por esto que se debería pensar en dos medidas inmediatas a corto plazo: un plan de obras, que priorice a los inundados pero que busque una solución definitiva al problema de la vivienda para el conjunto de los asalariados. Y por otro lado, la construcción las obras de prevención necesarias, donde la relocalización sea más problemática.
Todos los que tenemos algún grado de conciencia del verdadero motivo de las crecientes, debemos estar movilizados, para que una vez que la emergencia termine, las soluciones estén en vía de concreción. Si no estaremos, como todos los años, siendo víctimas de la desidia.

Algunas propuestas para el hoy:

• El Estado debe administrar la crisis abierta.
• La información transparente y oficial son fundamentales.

Algunas propuestas para mañana:

• Pensar un plan para la vuelta a las casas. La presencia del Estado a cargo de la limpieza del espacio público, la descacharrización, fumigación y vacunación de la población será fundamental.
• El Estado debe resarcir económicamente a las poblaciones afectadas en sus viviendas.
• Se debe asegurar el abasto de los materiales necesarios para la vuelta. El costo no debe ser cubierto por la solidaridad sino por los responsables de nuestro bienestar, el Estado.
• Formación de una Asamblea Popular para gestionar la solución definitiva al problema de la inundación.

Otras propuestas para el futuro inmediato:

• El Estado debe entregar tierras fuera de las zonas inundables para la relocalización de los inundados. El afán de los intereses inmobiliarios no debería atentar contra la calidad de vida y el costo que recae luego en el Estado.
• Hay que exigir la solución técnica necesaria para terminar con el problema de la creciente.

Razón y Revolución

Para seguir leyendo:

Llover sobre mojado. El capitalismo y las inundaciones en el río Uruguay – Rodolfo Leyes

 La creciente del río Uruguay, “extra-ordinaria” según los medios, ha  hecho poner el ojo en el litoral, particularmente en la provincia de Entre  Ríos. Si bien la ciudad de Concordia, la segunda en importancia de la  provincia, es la más...

3 comments

Nota de Gonzalo Sanz Cerbino sobre las inundaciones en Buenos Aires. En AnRed (5/04/2013)

Opinión – Inundaciones en Buenos Aires ¿Por qué estamos ante un nuevo crimen social? Parece mentira que en pleno siglo XXI, en el corazón del capitalismo argentino, una lluvia más abundante de lo normal haga colapsar el territorio y arruine...

0 comentarios

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *