El estallido ya fue

 

 

Cintia Baudino

 

La Bersuit Vergarabat presentó su último trabajo “La argentinidad al palo” en el Luna Park durante los últimos días de Junio y principios de Julio. El nuevo disco doble plantea que “se es lo que se es”, respondiendo a una mirada escéptica de la “argentinidad” y, sobre todo, conservadora. Pero también responde a una visión nacionalista vulgar: todos los problemas de Argentina se leen desde un punto de vista estrechamente nacional, sin tener en cuenta el contexto internacional. Salvo menciones contradictorias y muy livianas como “ladrones de Estados Unidos comprando a nuestros dirigentes” (de Zi zi zi), el disco pinta la Argentina como una isla, cuyos problemas son, en última instancia, la “argentinidad” en sí. O sea: el problema de Argentina son los argentinos, una lectura superficial y hasta de derecha. La Bersuit se pone al margen o encima de la lucha de clases y le pide (a dios, a Kirchner, a la clase trabajadora) “… esa fuerza, toda tu cruel decisión pa´que este sueño perdido despierte revolución…” (de Otra sudestada).

Cuando en pleno menemismo cantaban “se viene el estallido”, o se retrataba irónicamente esa etapa del capitalismo en Argentina con canciones como Sin cerebro o Comando Culo Mandril, ahora el grito desgarrado de A los tambores es reemplazado por el “…vamo´ a bailar para cambiar esta suerte, si sabemos gambetear para ahuyentar la muerte…” (de El baile de la gambeta). Se trata de bailar, de gambetear la muerte y no de enfrentarla, de luchar para que esto cambie. Entre el repertorio de temas fijos ya no figuran ni “Sr. Cobranza” ni “Se viene el estallido”. Estas ausencias se corresponden con las esperanzas depositadas en el gobierno actual. En la mitad del show, antes de tocar Otra sudestada, Cordera presenta un video documental con imágenes de las inundaciones en Santa Fe, sin denunciar en ningún momento a los responsables. Simplemente dijo: “Cuando el río vuelve nos trae nuestras propias miserias”. Algo así como un castigo de la naturaleza hacia toda la humanidad. También aparecen imágenes del Argentinazo donde, nada sorprendente, el movimiento piquetero brilla por su ausencia, a excepción de unas escenas de la CCC donde el foco estaba puesto en las banderas celestes y blancas. El documental finaliza nada más y nada menos que con la marcha de Blumberg…

La última canción de la noche fué La argentinidad al palo, una canción con ritmo de chacarera pero con una forma diferente y más extensa. Como broche de oro, al terminar el tema, los músicos agitan banderas celestes y blancas, cae una lluvia de papelitos y Cordera nos dice: “Antes de que se vayan quiero recomendarles dos libros para que sepan un poco más acerca de quiénes somos los argentinos, de nuestra historia”: Jorge Lanata y Felipe Pigna, ambos férreos defensores del orden burgués y la ideología burguesa en su versión reformista. El acto kirchnerista remató con un mini discurso esperanzador: pasada la era menemista-duhaldista ya no tenemos de qué quejarnos, todo ha cambiado de rumbo de la mano del actual gobierno, al que hay que darle todo nuestro apoyo…

No podemos concebir un hecho artístico por fuera de las relaciones sociales en que están inmersos sus protagonistas. El artista no se encuentra abstraído de la realidad en que vive, no es un ente desclasado, sino que pertenece a una de las dos clases fundamentales que estructuran al capitalismo. La Bersuit adhiere a un programa burgués, es decir, defiende la explotación y se opone a cualquier “estallido” de los oprimidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *