El apagón venezolano, un verdadero crimen social del chavismo

en Comunicados RyR/Novedades

Todos sabemos lo que implica pasar un día entero sin energía eléctrica. Los argentinos lo pasamos cada fin de año cuando las temperaturas aumentan, falta la ventilación, escasea el agua, se pudre la comida, y se queman los artefactos eléctricos. Ahora imagínese que ese corte de luz se prolongue por más de 90 horas, y no haya certezas de cuándo va a ser reparado. A eso, súmele la escases de alimentos, medicinas, y elementos de higiene. Por último, agréguele que el riesgo de que esto suceda fue denunciado por los propios trabajadores del sistema eléctrico, y el gobierno no solo nunca hizo nada por solucionarlo, sino que desapareció y persiguió a los denunciantes. Este infierno para cualquier miembro de la clase obrera tiene nombre, y se llama chavismo.

Ya en febrero del año pasado, Elio Vicente Palacios Andrade, trabajador de la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOLEC) y secretario general del Sindicato Único de la Clase Trabajadora del Sector Eléctrico de Caracas, Vargas, y Miranda, advirtió que el sistema eléctrico estaba cerca del colapso. La denuncia la hizo en el contexto de dos grandes apagones, uno el 6 de febrero por la tarde y otro el 14 de febrero por la madrugada, que se sumaban a un apagón que se había producido en diciembre del 2017. En aquella ocasión, Palacios Andrade fue detenido por el SEBIN, el mismo que desapareció a Alcedo Mora, acusándolo de difundir noticias falsas sin fundamentos técnicos. Sin embargo, en el contexto del mismo apagón, el Colegio de Ingenieros de Venezuela anunció que creía que la crisis iba a intensificarse y que los apagones serían más prolongados, debido a las fallas que comenzaban a haber en las centrales eléctricas por falta de mantenimiento, que derivaban en explosiones, como las 2 de la subestación Santa Teresa 3 en Miranda. Esto obligaba a que otras centrales, en ese caso las centrales de Guarenas-Guatire y Tacoa, debían aumentar su exigencia productiva, trasladando el problema a estas también.

A fines de la semana pasada, el 7 de marzo, casi un año después de la denuncia de Palacios Andrade, se inició un nuevo apagón en Venezuela, que dejó sin luz a casi todo el país. El gobierno salió a denunciar un ataque cibernético del imperialismo que generó la caída del sistema. Así, o Palacios Andrade y todo el Colegio de Ingenieros de Venezuela son agentes encubiertos de la CIA, o el gobierno miente, como lo hace con la inflación, con la pobreza, para esconder el descalabro que generó para beneficiar a un puñado de burgueses. Alí Briceño, Secretario Ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica, nos da la respuesta, explicando lo que realmente sucedió. Los hechos fueron que de la subestación Malena, ubicada en el Estado de Bolívar, a orillas del Río Orinoco,  a la represa Guri, que es en Puerto Ordaz y provee el 80% de la energía del país, la maleza creció de tal manera que generó un incendió de vegetación que alcanzó a dañar a tres línea de producción de 765 kw, 2 por recalentamiento y una por sobrecarga. Por precaución, cuando esto sucede, se debe apagar toda la planta, y para ser encendida nuevamente, debe hacerse una recalibración de la frecuencia, pero el personal calificado que se encargaba de esa tarea, abandonó la empresa y el país, según dijo Briceño, algo que también había dicho el Colegio de Ingenieros un año antes. Briceño también denunció que a esto debe sumarse que no se la ha hecho mantenimientos a los transformadores, lo cual dificulta el funcionamiento. Además, se encuentran fuera 20 entidades, por lo que si la puesta en funcionamiento no se hace de manera correcta, o sea con el personal capacitado, los insumos necesarios, y en las condiciones óptimas, el descalabró va a ser mucho peor. De hecho, ya se ha intentado reactivar algunos transformadores, pero no han funcionado, como el caso del de la subestación Humboldt, que terminó en una nueva explosión dejando sin luz a los pocos barrios de Caracas en que había vuelto la electricidad.

La crisis eléctrica en Venezuela comenzó en 2010 y se agravó en 2014. En el primer año, ya se habían producido apagones nacionales por las fallas en la generación de energía, por lo que gobierno adquirió plantas térmicas que refuercen la generación de energía hidroeléctrica. Esas compras, fueron de plantas térmicas viejas, por lo que ya para 2014 la producción cayó a un 38%, recayendo el 62% sobre la producción hidroeléctrica, que a su vez sufre las complejidades naturales del fenómeno de El Niño. El gobierno también sumó plantas de generación distribuida, que consiste en la instalación de grupos electrógenos con unidades conectadas entre sí, con una capacidad de producción de 10 a 70 kilovatios cada una. Se instalaron 928 plantas, que solo sirven para brindar energía de manera aislada y por poco tiempo a regiones focalizadas, pero solo funciona el 28%. Es decir, por su política, el chavismo está a la cabeza de la responsabilidad de la situación eléctrica que vive hoy Venezuela.

Ante esta situación, el gobierno respondió atacando a los trabajadores, despidiendo a Damaris Cervantes, empleada de CORPOLEC que había denunciado el colapso del sistema eléctrico y la persecución gremios. Sus familiares y compañeros denunciaron que el SEBIN la sacó de su casa el sábado a la noche y se desconoce su paradero. A su vez, Ángel Sequea, Jefe de Despacho de Carga Guayana en la sede de Puerto Ordaz, fue detenido también por el SEBIN como parte de una “investigación rutinaria”, y sus compañeros denunciaron que posiblemente murió en un motín producido en el Cicpc en que permanecía detenido. A esto, hay que sumarle los 21 muertos por fallas en hospitales, al menos los confirmados, y los 500 detenidos que se produjeron en los intentos de saqueos.

Hay que decir con todas las letras que el régimen chavista es una dictadura de ataque frontal a la clase obrera y es el responsable por la desinversión, la pésima inversión en el caso en que lo hizo, y la persecución a los trabajadores denuncian esta situación, incluso desde antes de que Guaidó aparezca en escena. El mismo régimen, que liberó a Leopoldo López, Antonio Ledezma, y no se anima a tocar a Guaidó, no duda en secuestrar y asesinar a trabajadores, como Alcedo Mora, los Hermanos Vergel, Elio Andrade, Damaris Cervantes, y Ángel Sequa, y encarcelar a otros como a Rodney Álvarez. Guaidó, ha aprovechado esta situación para reanudar las secuencias de marchas convocando a movilizar el martes 12. Sin embargo, ni Guaidó ni ningún dirigente opositor ha movido un dedo para ayudar verdaderamente a la clase obrera pauperizada de Venezuela, y solo montó un show en la frontera queriendo hacer ingresar dos camiones de azúcar.

Solo la intervención de la izquierda revolucionaria, de una manera inmediata, concreta, e independiente de Maduro y Guaidó puede colocar una luz al final del túnel. Los propios trabajadores de CORPOLEC han denunciado tanto la desinversión, como la persecución y desaparición de compañeros. Son una muestra de que la clase obrera está dispuesta a enfrentar a Maduro a quien responsabiliza correctamente de su situación. Hay que convocar ya mismo a una movilización, independiente de Maduro y Guaidó, que reúna la mayor cantidad de fuerzas posibles, que permita colocar a la izquierda como alternativa a la crisis.

  • ¡Fuera el gobierno asesino de obreros de Maduro!
  • Aparición con vida de Alcedo Mora, los hermanos Vergel, Damaris Cervantes, Ángel Sequa, y todos los luchadores secuestrados por el chavismo
  • Por una movilización obrera independiente

Razón y Revolución

2 Comentarios

  1. Me parece que carecen de información verdadera, sus fuentes no solo son malas, son malísimas a lo que añadimos que también carecen de sentido común. Por favor les pido que hagan una profunda reflexion sobre sus posturas, se han convertido en una propaganda a favor de la nada, sus propuestas no tienen sentido histórico y coyuntural por no decir que falta posiciones ideológicas y estrategia política. Hay que mirar el mundo como es, para cambiarlo, transformarlo, no se puede uno imaginar lo que uno quiere para postular planteamientos que carecen hasta de imaginación.

    • Y cuál es la información “verdadera”? Ya que maneja tan buenas fuentes compartalas, o solo sabe escribir chicanas?
      Qué propone? apoyar a Maduro contra el “golpismo yanqui” mientras reprime y asesina obreros? o tampoco es “verdadera” esa información para usted?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimas novedades de Comunicados RyR

Ir a Arriba