Editorial LHS8: Castigá a los patrones (pero pensá en el Socialismo)

En pocas semanas se vienen las PASO. Unas elecciones completamente inútiles que nos hacen perder tiempo y dinero, para que resuelvan sus internas y alianzas unos pocos candidatos burgueses. Sin embargo, lo que allí se va a poner en juego no es menor.

Macri apunta a revalidar su gestión. Un voto al PRO es un voto a favor del avance del ajuste, que se va a plasmar en nuevos tarifazos, despidos y degradación de nuestras condiciones de vida. Por su parte, Cristina, Randazzo y Massa buscan ponerse a la cabeza de la oposición burguesa para meterse de lleno en la carrera presidencial de 2019. Y cuando lleguen, van a hacer lo mismo: ajustarnos. No importa lo que prometan, oficialismo y oposición representan a la misma clase que nos condena a la miseria.

Del otro lado, dos frentes dicen representar a la “izquierda”. En ellos hay honestos luchadores, activistas y referentes sindicales. Muchos de ellos fueron protagonistas del Argentinazo en 2001. No defienden a la burguesía. Pero lamentablemente tampoco tienen nada mejor que ofrecerte.

Si escuchas a Izquierda al Frente por el Socialismo (IFS), es probable que te hablen de reparto de horas de trabajo, de control obrero, de expropiación de terratenientes. Pero si repasas su trayectoria anterior te vas a dar cuenta que no les tiembla el pulso a la hora de hacer alianzas con candidatos patronales. Lo hicieron con Victoria Donda, con Luis Juez y con Pino Solanas. Todo, para conseguir cargos. Esa es su principal preocupación. Incluso, quieren recrear experiencias como las de Syriza en Grecia y Podemos en España. Esas que posan de izquierda, pero después aplican o votan el ajuste sobre nuestras espaldas.

El Frente de Izquierda (FIT) tiene una trayectoria más límpida. Su constitución, allá por el 2011, despertó una serie de esperanzas en el conjunto de luchadores que se referenciaban con la izquierda, pero se mantenían distantes. Muchos se acercaron. Parecía que por fin íbamos a tener una organización de masas capaz de comenzar a pelear por el poder. Pero, no. A pesar de que tenían presiones en otros sentidos, su única preocupación fue juntarse para conseguir votos. Lo grave es que para lograr eso bajaron las banderas del Socialismo. En este caso, si repasas la trayectoria de los partidos que lo conforman, te vas a encontrar que antes tenían otras cosas que decir. Ahora, en lugar de ofrecerte una salida obrera y socialista a la crisis, te dicen simplemente que “te defienden”. A los “trabajadores” (y no a la clase obrera), a las mujeres (a las burguesas también) y a la juventud (o sea, también a los nenes “bien”). Ya no te prometen liquidar el capitalismo, sino que tu salario sea igual a la canasta básica. O sea, que seas pobre. No lo dicen, pero lamentablemente van hacia el reformismo.

Razón y Revolución siempre apoyó al FIT. Donde nos llamaron, allí estuvimos. También le hicimos muchas críticas, intentando que desarrollara sus potencialidades revolucionarias. Pero no se puede apoyar cualquier construcción y cualquier horizonte. Hoy, el FIT está muerto y se encamina hacia la conformación de un Syriza o un Podemos. En estas condiciones, no se puede hacer campaña ni llamar a votar por el FIT. En estas elecciones, Razón y Revolución vota en blanco.

Pero tampoco nos vamos a quedar de brazos cruzados. Vamos a tomar en nuestras manos la tarea central: agitar el Socialismo. Aprovecharemos estos meses para explicar cuáles son las soluciones reales a los problemas de la clase obrera y por qué los candidatos patronales representan a una clase que lleva al país a la bancarrota. Seguro, lector, se preguntará “¿Y yo a quien voto?”. Vote lo que pueda, castigue a los capitalistas y sus candidatos como prefiera: votando en blanco, al FIT o al IFS. Ese no es el problema. No estamos para conseguir simplemente un voto sino para defender al Socialismo. Usted, compañero, está invitado a sumarse a esta tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *