CORREO DE LECTORES

 

Desde dónde se habla. El Aromo, ¿MENSUARIO CULTURAL PIQUETERO?

por Martín, 29/07/03, www.argentina.indymedia.org (ir a debates y buscar AROMO)

Lo que sucede cuando los discursos se producen por fuera de los ámbitos en donde se desarrollan las prácticas. ¿Por qué se apropian identidades ajenas? ¿Cuando “somos parte” y cuando “sólo hablamos de una de las partes”? Cuáles son los peligros de reflexionar apropiándonos de prácticas de las cuales no participamos? ¿Y como resistir esa tentación? Sin lugar a dudas es tentador arrogarse el derecho a reflexionar sobre prácticas llevadas a cabo por otros, plantándose como directrices “para afuera” y portavoces de aquellos que generan dichas prácticas. Y ese es el caso de los universitarios de Razón y Revolución. El periódico que edita este grupo de intelectuales, además de la revistita del mismo nombre no duda en plantearse como un “Mensuario Cultural Piquetero”. Yo no sabría afirmar si el hecho de hablar sobre los piqueteros me autoriza para definirme como tal. Ellos parece que tienen muy claro eso, y su respuesta parece ser un rotundo Si. Quizás todo sea un problema de posiciones, es decir, de definir desde donde se emite el discurso. Si desde adentro, o desde afuera de las organizaciones piqueteras. Una cosa es intentar desde los claustros universitarios reflexionar sobre ámbitos a los cuales no se pertenece, y otra cosa es plantarse como la voz piquetera o instalar un producto como generado por un productor de mensajes que en realidad no es. Cualquiera que frecuente las organizaciones de desocupados se dará clara cuenta que los debates que se originan allí giran muy lejos de dudas como “¿Existe un cine piquetero?” debate que se plantea desde El Aromo N 3. Por lo general los compañeros están bien lejos de la critica cinematográfica. Los límites de clase aparecen. Siempre. Estos desatinos, sorprenden a quienes crédulos del titulo “Mensuario Piquetero” buscan ver reflejados los intereses de una clase, y se generan porque quienes hablan no están participando de las prácticas de donde surgen las problemáticas y todo el imaginario de la clase obrera desocupada. Nuevamente estamos ante un grupo académico tomando voces que no le pertenecen y queriendo, en ultima instancia, apropiarse de una identidad para, desde allí emitir un discurso, “orientador” y en el peor de los casos “director” de los movimientos de desocupados. Sin embargo, podría entenderse mejor la postura de la gente de Razón y Revolución si entendemos que el grupo es un espejo de las actividades y la agenda del Partido Obrero y por ende de la dirección de la ANT (asamblea nacional de trabajadores) que, con aires federales intenta hegemonizar y encauzar toda la riqueza de los movimientos de desocupados, cuando en realidad, son solo una parte del mismo, y con todo derecho. Entonces, quizás al decir “piquetero” solo la gente de RyR se este refiriendo al Polo Obrero-Partido Obrero entendiéndose mucho mejor su discurso si se lo pone dentro del marco de la intelectualidad de dicho partido político. Esto que señalé recién, vuela siempre invisible, como un metalenguaje que de por si pareciera que ya hay que tener en cuenta a la hora de leer El Aromo, publicación que se plantea entonces, sólo para el mundillo militante estudiantil que ya sabe de antemano que es Razón y Revolución. También es difícil huir de un discurso totalizador y hegemonizante y por esto también es difícil dejar de reproducir los esquemas discursivos del poder contra el que se dice luchar. Plantear una cultura piquetera, es atender a la cultura que emerge de las practicas concretas de las organizaciones de desocupados partiendo de sus problemáticas concretas e intentar reflejarlas. Una “cultura piquetera” no es el discurso de un grupo de intelectuales trotskistas. Ser o decir ser. Esa es la cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *