Coordenadas de la huelga general. Un balance del 20N – Ianina Harari y Nicolás Villanova

ianina

Coordenadas de la huelga general
Un balance del 20N
 
Ianina Harari 
Nicolás Villanova
 
 
¿Qué unifica a los gremios que lideraron el paro? ¿Dónde la burocracia fue desobedecida? ¿Cómo actuaron los bastiones de la izquierda en el enfrentamiento? Lea aquí un balance detallado del 20N, con lo que ocurrió, gremio por gremio 
 
Los camioneros vienen reclamando por ganancias hace tiempo, lo que no es casual dado el nivel salarial de la rama. Por otro lado, es un gremio clave en el conjunto de la economía: el cese de su actividad implica la parálisis de otras tantas. El plan de cortes que realizaron impidió la circulación de cargas por las principales rutas del país. Además, se bloquearon puertos, pasos internacionales y el transporte de caudales, entre otras actividades que incidieron en otros gremios. En la mayoría de los cortes que llevaron adelante los camioneros, se impidió el paso del transporte de carga, pero no la circulación de otros vehículos.
Por su parte, ATE paralizó la administración pública con un acatamiento del 80%. Este gremio tuvo una política de movilización más activa que el de Moyano. En casi todas las grandes ciudades del interior, se realizaron movilizaciones, cortes, volanteadas y se incluyeron reclamos propios del sector. En muchas provincias, más que por el impuesto a las de ganancias, los estatales reclaman por incrementos salariales o el pago de los aumentos adeudados, que les corresponden por paritarias. También exigen por el pase a planta de los compañeros contratados.
La Asociación Bancaria es otro de los gremios importantes que adhirió al paro en todo el país. A los reclamos generales que promueven el paro, los trabajadores bancarios suman uno en particular: el rechazo a la extensión a 6 horas de la jornada atención al público [1]. En la actualidad un proyecto de ley promueve esta medida que implicaría un aumento de la intensidad del trabajo en el sector. En esta actividad el paro tuvo un acatamiento total, que fue favorecido por el paro de actividades en los transportes de caudales. En este gremio, el impuesto a las ganancias afecta prácticamente a todos los trabajadores, cuyo salario inicial es de $7.220 pesos [2]. Es probable que un gran número de trabajadores del sector hayan engrosado semanas antes las filas de los caceroleros. Si bien en Buenos Aires el paro fue pasivo, en Tucumán, Córdoba y Rosario los bancarios se movilizaron por el centro. Incluso, en la ciudad santafesina lograron cerrar algunas sucursales que habían abierto.
El gremio de los aceiteros también adhirió al paro en casi todo el país. Se estima que pararon el 90% de los trabajadores. En Rosario, Pergamino y Junín el acatamiento de fue del 100%. Esta actividad también sufre por la quita de ganancias: en enero, antes de las paritarias, el salario mínimo era de $6.200 pesos [3]. 
Los gastronómicos liderados por Barrionuevo, quien encabeza la CGT Azul y Blanca, también se sumaron a la medida. En el microcentro porteño se produjeron incidentes en algunos bares que se encontraban abiertos. La misma CTA de Rosario admite que la adhesión del gremio en esa ciudad fue limitada [4]. Es probable que la medida no haya sido acatada al 100%, aunque no se debe descartar que algunos establecimientos hayan funcionado con sus dueños. La primera hipótesis no resulta descabellada si se tiene en cuenta que en este gremio el trabajo en negro es moneda corriente. Además, sólo en las categorías más altas (oficiales y jefes) el salario básico supera los 5 mil pesos. En la mayoría de las categorías, incluso contabilizando la parte no remunerativa, no se alcanza esa cifra [5].  
A los reclamos de la clase obrera ocupada, se sumaron ciertas organizaciones de desocupados como CCC, Barrios de Pie, MST Teresa Vive, el Polo Obrero que llevaron los reclamos de esta fracción. Estas organizaciones acompañaron varios de los cortes. 
 
Desacato organizado
 
Dentro de algunos sindicatos aliados al gobierno que se opusieron a la medida, sectores opuestos a las conducciones lograron imponer el paro. Entre ellos se encuentra el subte, en donde tanto la conducción gremial formal –la UTA- como la comisión directiva de la AGTSyP no se plegaron a la medida. A pesar de que Beto Pianelli, integrante de la CD de AGTSyP, dijo que la no adhesión se había resuelto en asamblea, Claudio Dellecarbonara, delegado de la línea B y militante del PTS, denunció que la reunión de la CD con los delegados para tratar la adhesión había sido boicoteada [6]. En la línea B, de hecho, los trabajadores decidieron en asamblea parar. La línea A no circuló durante las primeras horas de la mañana, aparentemente por las dificultades para llegar al lugar de trabajo. Sin embargo, según Christian Palleti, delegado de Taller San José de la Línea C y militante del PO, en la línea A hubo un 90% de ausentismo. Por ello, la línea funcionó manejada por personal jerárquico que se ocupó de las señales y algunos trabajadores. La línea C, por otro lado, corrió con sólo dos formaciones y el taller San José votó la adhesión en asamblea. El ausentismo también se sintió en la línea E, que corrió con la mitad de las formaciones y en la H que funcionó con una única formación. La eliminación del impuesto a las ganancias resulta crucial para estos trabajadores cuya totalidad estaría alcanzada por el impuesto y gran parte de ella con exacción importantes. A esto se sumó el rechazó a la ley de ART, en un medio donde los accidentes son cotidianos y que han causado dos muertes en lo que va del año. 
La UTA también tuvo desacato entre los colectiveros. Los choferes de diez líneas correspondientes a la empresa Ecotrans, que operan en la zona oeste, con un cuerpo de delegados clasista, se plegaron a la medida de fuerza. A las 2 de la mañana paró la cabecera de Merlo, y luego fueron parando Marcos Paz, San Miguel y Libertad. En la cabecera de Morón, dirigida por la UTA, más de 30 conductores se negaron a salir, al saber de la adhesión al paro en el resto de la empresa. A la cabecera de Merlo, la patronal envió, para romper la huelga, cerca de veinte choferes de Libertad. Al llegar, se realizó una asamblea con ellos y acordaron sumarse al paro [7].  
Ferroviarios fue un gremio en donde el paro se extendió en más sectores de los que originalmente habían anunciado que paraban. En oposición a la Unión Ferroviaria, parecía que sólo la línea Sarmiento adheriría. Sin embargo, el paro resultó exitoso porque todos los ramales (Roca, Mitre, Urquiza, Belgrano Sur y San Martín), con excepción del Belgrano Norte, abandonaron sus servicios. Para el éxito de la medida, decisivo el paro de los señaleros, dirigidos por Raúl Epelbaum, enrolado en la CGT de Moyano, que afectó casi todos los ramales ferroviarios. 
En la zona norte del Gran Buenos Aires, en donde se concentra gran parte del activismo fabril, fueron varias las fábricas que pararon contra el mandato de la conducción gremial. En Zárate-Campana, Atucha en asamblea resolvió adherir al paro [8]. En Donnelley, se decidió parar y sumarse al corte de Panamericana. También en varios frigoríficos, a pesar del silencio de radio de la conducción nacional, llamaron a asambleas en las que se decidió sumarse a la medida [9]. 
El SMATA Córdoba, que se plegó al paro anterior en contraposición a la conducción central, esta vez no acompañó la medida. A pesar de ello, en VW los obreros, cuyo cuerpo de delegados se encuentra enfrentado a la cúpula gremial, decidieron parar. Además de un piquete frente a esta terminal, se realizaron otros dos frente a Renault y Fiat, llevados adelante por los gremios que convocaron al paro [10]. En Rosario, también a contrapelo del sindicato nacional, se paró en General Motors, donde los trabajadores votaron en asamblea a favor de la adhesión [11]. Dentro del gremio se decidió parar en Honda Guerrero, en la localidad de San Lorenzo [12]. Asimismo, en todo el país, pero en especial en el Gran Buenos Aires, varias autopartistas en donde la izquierda tiene ingerencia se sumaron a la huelga.
El sindicato de la UOCRA, liderado por el actual kirchnerista y ex agente de inteligencia de la dictadura Gerardo Martínez, no adhirió al paro. No obstante, sectores opositores a la conducción nacional del gremio se plegaron a la medida en diferentes localidades del país. Los trabajadores de la construcción tuvieron un rol importante en uno de los cortes de la localidad santafesina de San Lorenzo [13]. En Lomas de Zamora, el SITRAIC – Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Afines- decidió participar del paro y las movilizaciones en asamblea [14]. Finalmente, en las empresas Renova y Profértil, empresas se encuentran con obras en construcción donde el gremio de la UOCRA de la seccional San Lorenzo aporta la mano de obra, los trabajadores adhirieron al paro [15]. 
Otra regional que no acató a la dirigencia nacional fuer la seccional de Luz y Fuerza de Córdoba, que decidió adherir al paro. Al reclamo por ganancias y asignaciones, sumaron el repudio a la nueva ley de ART. En Neuquén, el sindicato de empleados de comercio no responde a su conducción nacional y oficialista, Armando Cavalieri, sino que se identifica con el moyanismo. Por eso, más de mil trabajadores del gremio pararon y se movilizaron a la sede de la AFIP.
 
Los atomizados, y los carneros
 
Los piquetes impidieron en gran medida la circulación del transporte, en especial en capital. De esta manera, quienes querían adherir al paro en desacato a su sindicato contaban con una excusa. Algunas líneas de colectivos interrumpieron sus servicios, a causa de incidentes producidos contra los choferes, según la UTA, tanto en Capital como en el Conurbano [17]. Por ejemplo, el delegado en la línea 126, Héctor Julián Ojeda, aseguró que cinco micros de la línea fueron atacados a piedrazos, lo que obligó a interrumpir el servicio durante media hora.  En Córdoba los choferes del transporte urbano, nucleados en UTA, y de los interurbanos, representados en Aoita, también suspendieron los servicios por un enfrentamiento con manifestantes [18]. En Rosario, la mayoría de las líneas urbanas funcionaron, pero hubo al menos tres urbanas y una interurbana que debieron interrumpir sus servicios por los cortes [19]. Sin embargo, no debe descartarse la posibilidad de que esta sea una excusa para enmascarar la adhesión al paro. 
Como mencionamos, los obreros automotrices hace tiempo que se ven perjudicados por el impuesto a las ganancias. Sin embargo, en Buenos Aires la organización antiburocrática está prácticamente ausente en las terminales. Por ello, no se produjo una adhesión organizada al paro, como sucedió en otras terminales del interior. En la mayoría de las terminales de Buenos Aires, se sintió un ausentismo mayor al habitual, aunque no se llegó a paralizar la actividad. Las únicas excepciones fueron Ford y VW de Buenos Airespero en estos dos casos el motivo fue la falta de insumos suscitada por el cese de actividades de camioneros [20]. Quizás uno de los elementos que impidió un mayor ausentismo en las firmas automotrices fue el hecho de que muchas de las empresas del sector cuentan con micros propios para trasladar a los trabajadores hasta la planta. De esta forma, la excusa de la falta de transporte queda inhabilitada.
Los metalúrgicos de Caló prácticamente no se ven afectados por el reclamo de ganancias y asignaciones, tanto por la incidencia del trabajo en negro como por el bajo nivel salarial. Por esta razón, aunque en algunas plantas se produjo un elevado ausentismo, no hubo muestras de mayores niveles de adhesión.
Algo similar ocurrió en comercio. Los empleados de comercio no impulsan uno de los reclamos centrales del paro ya que, por su estructura salarial, la mayoría de ellos no alcanza a pagar impuesto a las ganancias. A pesar de ello, el descontento de las bases se sintió aisladamente. Ricardo Ham, delegado de COTO, y Marcelo Totorica, delegado de Rodó, comentaron que existe un descontento en las bases. Este malestar se da, por un lado, en los pocos trabajadores que pagan impuestos a las ganancias y, por otro, en la gran mayoría de los trabajadores cuyos sueldos no alcanzan. Ante esta situación, las bases impulsaron la adhesión al paro desde pequeñas acciones. Por esta razón, se habría producido un ausentismo mayor al habitual [21]. Por otro lado, en Córdoba, el gremio de camioneros garantizó el paro mediante dos piquetes en frente a los centros de distribución de los supermercados Cordiez y Buenos Días, respectivamente [22]. 
Finalmente, la nota de la jornada la dieron un sector de la izquierda y algunos gremios antiburocráticos que impulsaron no la adhesión a la medida. Los choferes de la línea 60, una de las más combativas, no adhirió al paro aduciendo los descuentos que efectúa la empresa por no asistir al trabajo [23]. En Terrabusi-Kraft, no se convocó al paro desde el sindicato y en asamblea se votó en contra de adherir a la medida. Sin embargo, aparentemente habría habido un 35% de ausentismo. No obstante cabe señalar que varios delegados de estas empresas se sumaron al corte de Panamericana. Otro grupo de trabajadores que decidió no parar fueron los cooperativistas de Zanón. Si bien se sumaron a la marcha en Neuquén a contraturno, no adhirieron al paro y continuaron trabajando debido a que habían perdido producción en los días anteriores [24]. El caso Zanón confirma planteos que ya hemos formulado en otras ocasiones acerca de cómo la salida cooperativista termina fragmentando a la clase obrera. 
 
Conclusiones
 
Claramente el núcleo de los gremios que adhirieron se caracteriza por pertenecer a los más afectados por el impuesto a las ganancias. A los que aquí mencionamos, hay que agregar los trabajadores petroleros y el sector docente (ver nota de Natalia Álvarez Prieto) que también se ve afectado por el gravamen. Automotriz es el sector más importante afectado por ganancias que no adhirió a la protesta, aunque se observa en el interior una tendencia a actuar a contracorriente de las directivas nacionales del gremio. Pero la huelga expresó un malestar más general y reclamos más amplios, desde demandas salariales y el pase a planta de los contratados en el caso de ATE, el rechazo a la nueva ley de ART por parte de varios gremios, o la lucha contra la extensión del horario de atención al público en bancarios. Se observa también cierto desacato por parte de las bases a las dirigencias que habían llamado a no adherir. El mismo se manifestó de diversas formas, desde el ausentismo hasta la realización de la huelga en ciertos establecimientos o seccionales. Este malestar entre los obreros se ha manifestado también de otras formas, por ejemplo el contexto de la huelga general y de la rebelión de los gendarmes ha favorecido la huelga y piquetes de trabajadores de vigilancia privada en shopings y otros comercios donde prestan servicios, durante la última semana de noviembre. Se trata de uno de los sectores más precarizados de la clase obrera y los más atrasados políticamente, su activación es un síntoma de que se ha abierto un proceso mayor. Para poder sacar provecho del mismo, la izquierda debe afinar su intervención no sólo en el mundo sindical, sino en el movimiento político más general y no olvidar que un sector importante de los que salieron a cacerolear son los mismo trabajadores que garantizaron el paro del 20 N. 
 
NOTAS:
[1] Infobae 13/11/12. Disponible en:http://www.infobae.com/notas/681107-por-el-paro-de-la-cta-y-moyano-no-habra-bancos-el-proximo-20-de-noviembre.html
[2] Clarín, 12/11/12
[3] http://www.ambito.com/noticia.asp?id=621657
[4] http://www.ctarosario.org.ar/article1184.html?lang=es
[5] http://www.uthgra.org.ar/site/index.php?put=empleadores_escalas
[6] LVO, 22/11/12
[7] PO, 22/11/2012.
[8] http://www.pcr.org.ar/nota/movimiento-obrero/contundente-paro-general
[9] http://www.mas.org.ar/periodicos_2012/per_236_al_240/Sob-238/301112-not2.html
[10] http://www.lmcordoba.com.ar/nota/111928_en-cordoba-los-piquetes-marcaron-el-ritmo-de-un-paro-parcial
[11] http://latroskarosario.wordpress.com/2012/11/22/20n-en-rosario-parte-i-paro-contundente-y-koaccion/
[12] http://www.ctarosario.org.ar/article1184.html?lang=es
[13] http://po.org.ar/blog/2012/12/06/importante-asamblea-de-la-oposicion-en-san-lorenzo/
[14] http://sitraic.blogspot.com.ar/2012/11/sitraic-el-20n.html 
[15] http://www.ctarosario.org.ar/article1184.html. 
[16] DiarioClarín, 20/11/2012. 
[17] DiarioClarín, 20/11/2012; http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/86827-110/en-el-conurbano-el-paro-no-fue-tan-fuerte-como-en-capital.html; y, http://noticias.terra.com.ar/sociedad/rompen-colectivos-de-la-linea-126-por-no-adherirse-al-paro,837bbe044ed1b310VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html. 
[18] http://www.lmcordoba.com.ar/nota/111928_en-cordoba-los-piquetes-marcaron-el-ritmo-de-un-paro-parcial
[19] Rosario3.com, 20/11/2012.
[20] http://po.org.ar/po1250/2012/11/29/el-20n-en-la-zona-norte/
[21] Véase http://barricadatv.blogspot.com.ar/2012/11/el-paro-del-20-de-noviembre.html
[22] http://www.lmcordoba.com.ar/nota/111928_en-cordoba-los-piquetes-marcaron-el-ritmo-de-un-paro-parcial
[23] http://po.org.ar/po1250/2012/11/29/el-20n-en-la-zona-norte/
[24] http://po.org.ar/blog/2012/11/29/no-paro-zanon/ y http://www.pts.org.ar/spip.php?article21788

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *