Con rumbo de colisión

Santiago Ponce

Laboratorio de Análisis Político – CEICS

Las elecciones generales del 2007 dieron comienzo a la carrera política de un personaje que parecía haber estado a la sombra: Daniel Scioli. Identificado con el menemismo, ocupó el insípido cargo de Vicepresidente y fue más de una vez desautorizado por el entonces mandatario y retado en plena cámara por la actual presidenta. Con todo, resultó el candidato a gobernar el distrito más importante del país. Las especulaciones acerca de las causas de semejante designación y de la fidelidad a la estructura kirchnerista son infinitas. En su primer año de funciones, y con un kirchnerismo aún poco resquebrajado, no parece constituir una amenaza. Sin embargo, para vislumbrar el proyecto a largo plazo del ex motonauta, debería examinarse el personal que designó a su alrededor, como dijo una fuente K, “sin consultarnos”.1

Entre laderos y soplones

En primer lugar, Scioli designó a Alberto Pérez como Ministro de Gobierno. Pérez es un empresario hotelero y un viejo conocido de Scioli desde 1997, el año en que Carlos Menem lo invitó para reestructurar el PJ porteño. Alberto Pérez ya militaba allí y Menem lo designó como colaborador del deportista devenido en candidato a legislador por la capital. Desde ese momento, actúa como su operador político. Diseñó cada campaña electoral del ahora gobernador y aconsejó la estrategia de “no confrontación”.2 Es decir, se trata de un elemento de plena confianza que no parece responder al gobierno nacional. El segundo funcionario “propio” es José “Pepe” Scioli, el Secretario General de la Gobernación. Se trata nada menos que del hermano del gobernador. Fue encargado de la parte publicitaria de la Secretaría de Turismo administrada en su momento por su hermano. Hasta hace poco, ejerció el cargo de director de la Corporación Puerto Madero. Esto le proveyó de importantes vínculos con empresarios de la construcción.3 De hecho, tiene fuertes relaciones con la cámara en la que se encuentran Mauricio Macri, Rodrigo Fernández Prieto (vinculado a Julio De Vido), Nicolás Caputo, Jorge Brito, Adelmo Gabbi (Presidente de la Corporación), Eduardo Elsztain y Alejandro Ginebra, que representa a varios grupos.4 El Ministerio de Economía quedó en manos de Rafael Perelmiter. El “Rafa”, como le dicen, supo, de joven, militar en el PC. En los ’80 se convirtió en el contador de la famosa casa de electrodomésticos de la familia del gobernador. Cuando la empresa quebró, Perelmiter continuó sus tareas como contador personal de Scioli.5 Varios testimonios dan cuenta de que se trata de la persona en quien delega la mayor confianza. En 2003, tuvo un fuerte confl icto con el kirchnerismo, cuando desde la presidencia intentaron aislar al vice.6 Carlos Stornelli, el ministro de Seguridad, es hoy quien se lleva todas las atenciones. A los pocos días de asumir le estallaron unos cuantos escándalos y casos de seguridad. Tal vez un repaso de sus antecedentes podría dilucidar desde dónde podrían venir los intentos desestabilizadores. Stornelli fue el fiscal de la causa por la venta ilegal de armas conocida como el “Yomagate” y ordenó la detención de Emir Yoma y Carlos Menem, en el 2001.7 En el 2003, aceptó el cargo que le ofrecía Macri de Procurador General de la Ciudad, en caso de ganar. Como sabemos, Mauricio perdió. Como consuelo, le ofreció al fiscal la presidencia de Boca.8 Stornelli fue también fiscal del caso Skanska, un proceso que representó una estocada al gobierno kirchnerista. El juez de esa causa fue Guillermo Montenegro, hoy ministro de Seguridad del macrismo. Hoy día ambos, ex juez y ex fiscal, integran la Comisión Asesora del club que supo comandar Macri.9 Para el área de Asuntos Internos, Stornelli designó a Soledad Spinetto, la esposa de Rafael Di Zeo, el barrabrava de Boca.10 Es decir, estamos frente a un elemento más bien cercano al macrismo. La hipótesis de que Stornelli sea un vínculo con el Pro no parecería una especulación arriesgada. Si esto es cierto, los intentos de desestabilización podrían provenir del entramado pingüino. El nombramiento más llamativo (y, curiosamente, de escasa cobertura) es el de Alfredo Atanasoff como secretario de Promoción de Inversiones, Exportaciones y Cooperación Internacional. Un cargo que no tiene rango ministerial, pero está proyectado con funciones similares a las que ostenta Julio De Vido a nivel nacional. El funcionario de Scioli fue nada menos que el Jefe de Gabinete durante la presidencia de Duhalde, luego de pasar por la cartera de Trabajo. Con el ascenso kirchnerista se dedicó al armado de la oposición duhaldista y fue el principal impulsor de la lista de “Chiche” en el 2005. En esa elección fue elegido como Diputado Nacional. Su base política es la Federación de Sindicatos Municipales de la Provincia. Según fuentes ligadas al gobierno de un importante distrito, se trataría del “hombre de Duhalde” en el gabinete. Se trata, claro está, de una afirmación poco perspicaz. Si bien, como dijimos, Atanasoff no se ha expuesto a un cargo ministerial, sí lo ha hecho su estrecho colaborador: Oscar Cuartagno, quien asumió como ministro de Trabajo. Cuartagno logró relacionarse estrechamente como asesor de Alfredo Atanasoff cuando éste fue ministro de Trabajo de Duhalde. Déborah Giorgi asumió como ministra de Asuntos Agrarios y Producción. Fue secretaria de Industria y Comercio de la Nación durante la gestión de De la Rúa y luego asesora económica de la Unión Industrial Argentina (UIA). Integró el estudio de Javier González Fraga. Sin embargo, desde el 2002, fundó su propia consultora: Alpha Estudio de Economía y Negocios S.A.11 Según Perfil, sería una continuidad de G.F. Macroeconomía, pero sin González Fraga.12 Estamos ante una funcionaria de un origen similar al de Martín Lousteau en la nación. En definitiva, estamos ante un gabinete francamente distante del kirchnerismo y con algunas figuras del duhaldismo más rancio. Ante este armado, no resulta extraña la presencia de Alberto Balestrini como vicegobernador. Se trata de un baluarte del kirchnerismo en la región, con una foja de servicios sumamente curiosa. En 1989, fue diputado provincial por el PJ. En 1991, estableció relaciones con el duhaldista Eduardo Camaño. Tras la Reforma Constitucional que le aseguró la reelección a Carlos Menem, se desató una puja interna, por la cual Alberto Pierri lo habría dejado afuera de la lista de legisladores de La Matanza.13 Duhalde fue quien incorporó a Balestrini como candidato a primer Senador Provincial. En mayo de 1999, Duhalde lo impulsó para que se presentara en las internas como candidato a intendente de La Matanza.14 El triunfo de Balestrini significó un revés para Pierri y la reconfiguración del poder territorial.15 En las elecciones de 1999, Balestrini se vio beneficiado por el llamado de Carlos Ruckauf al corte de boleta (es decir, votar a De la Rúa, a nivel nacional, y al PJ, a nivel provincial) para la provincia.16 Una movida que no dejó de disgustar a Duhalde, el candidato peronista. Durante seis años, gobernó en La Matanza con un presupuesto por debajo de lo requerido.17 El falso censo que realizó el INDEC en el 2001, registró a 1.255.288 habitantes, 800.000 menos de los que eran en realidad.18 Este sospechoso error sirvió al gobierno nacional y provincial para ofrecer los fondos adicionales a cambio de lealtad política. Recibió propuestas por parte de los candidatos peronistas como Rodríguez Saa, Menem y Kirchner. Las disputas con Duhalde datan del 2003, cuando en las internas definió un nuevo escenario de ruptura con el duhaldismo y el apoyo a un nuevo programa, encarnado en Kirchner.19 Para las elecciones a Diputados y Senadores del 2005, Balestrini fue quien secundó a Cristina en su cruzada contra los restos del duhaldismo. En el congreso, durante estos últimos dos años, se constituyó el principal operador político para que se votasen casi todas las leyes que encomendó el gobierno.

El tablero comenzó a moverse

Según fuentes de la intendencia de un importante partido del conurbano, Scioli podría llegar a contar, en un principio, con seis intendentes que permanecen agazapados a la espera de mejores momentos. Se trata de Baldomero Álvarez de Olivera (Avellaneda), Osvaldo Amieiro (San Fernando), Juan José Mussi (Berazategui), Luis Acuña (Hurlingham), Hugo Curto (Tres de Febrero) y Raúl Othacehé (Merlo). A ellos se podría sumar Jorge Rossi (Lomas de Zamora). Estos intendentes son quienes supieron apoyar a “Chiche” en 2005 y tuvieron que digerir la derrota. Sin embargo, generaron importantes conflictos bajo la gestión de Solá. Todavía representan una proporción pequeña sobre el conjunto, pero un punto de lanzamiento para nada despreciable. La provincia de Buenos Aires, a diferencia de la Capital, no maneja una caja en forma autónoma, sino que depende de los bajos fondos de coparticipación que son compensados con transferencias ad hoc. Por lo tanto, el poder central tiene un mecanismo de disciplinamiento sobre la provincia. Así, Buenos Aires se constituye en una plataforma de lanzamiento menos importante de lo que su demografía sugiere. Para resguardarse de cualquier problema, el kirchenrismo impulsa una ley que permite que los intendentes de los 25 distritos del conurbano puedan ostentar una suerte de “superpoderes”. En concreto, los habilita para reasignar partidas sin consultar a los concejales. El presupuesto supera los 4.500 millones de pesos.20 No obstante, el ministro Perelmiter ya está trabajando sobre dos proyectos que le permitirán a Scioli una importante autonomía presupuestaria. En primer lugar, la creación de un organismo propio de recaudación, la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) una especie de AFIP provincial autónoma.21 En segundo lugar, el otorgamiento al Gobierno bonaerense de facultades extraordinarias para el manejo y la supervisión de fondos públicos, los que estarían centralizados en la Secretaría General del hermano del gobernador. Esta puja anuncia el comienzo de los enfrentamientos políticos entre la gobernación y los intendentes. Apenas asumió, Scioli comenzó a mostrar un programa diferente al del tibio reformismo kirchnerista de la primera etapa. A diferencia de la aparente prudencia patagónica, la nueva administración provincial salió a anunciar un duro ajuste que, en principio, comenzaría con la previsión de unos 23.000 despidos.22 En Seguridad, Stornelli quiere dar marcha atrás con las políticas de Arslanian. Tal vez vuelvan los “sin gorra”. Para el 2009, se sumarán 4.000 efectivos de refuerzo. El ministro de Justicia, Ricardo Casal, busca rediseñar el esquema carcelario. Para esto trasladarán a 1700 presos a las alcaidías. De esta manera, se intenta conseguir un 10% más de policías en las calles.23 Casal intentará implementar un plan en las cárceles que consiste en calificar a los presos, evaluando los niveles de “categoría laboral”, con el fin de que se los pueda asignar como mano de obra.24 Es decir, la gobernación pretende llevar adelante uno de los reclamos de Blumberg y poner obreros gratuitos (o muy baratos), no sindicalizados y disciplinados a disposición de los empresarios. Resulta evidente que los objetivos de Scioli no son aquella modesta alineación que mostró Felipe Solá. El nuevo gobernador mantiene vínculos con Duhalde y con Macri. Asimismo, intentó mostrarse prescindente en la reconstrucción del PJ. A su pesar, el ex presidente lo ha designado como congresal. Una función que lo descarta para cualquier cargo partidario. Es temprano aún para predecir próxima ruptura. Sin embargo, quien fuera ladero de Menem y Duhalde parece estar preparado para ella. Por ahora, sólo vemos pequeñas reyertas, pero no cabe duda que se está incubando una crisis.

Notas

1 Véase Perfil, 16 de febrero de 2008.

2 http://www.lanacion.com.ar/archivo/nota.asp?nota_id=929624&orig en=acumulado&acumulado_id=

3 http://www.oceba.gba.gov.ar/ prensa/modules.php?name=News& file=print&sid=13813

4 http://www.lapoliticaonline.com/ detalle-de-noticia/article/dique-1- la-millonaria-pelea-por-la-joya-depuerto-madero/

5 Véase Bouffl et, Cecilia: “El dueño de los secretos”, en Revista Noticias, nº 1618.

6 http://www.rionegro.com.ar/ arch200308/p24j03.html

7 http://www.clarin.com/diario/2003/09/05/um/m-617773. htm

8 http://www.pagina12.com.ar/ diario/elpais/1-36023-2004-05- 30.html

9 http://www.diarioperfil. com.ar/edimp/0223/articulo. php?art=5052&ed=0185

10http://www.perfil.com/contenidos/2008/01/23/noticia_0036. html

11http://www.eldia.com.ar/ediciones/20051222/laprovincia0.asp

12http://www.diarioperfil. com.ar/edimp/0199/articulo. php?art=3069&ed=0199

13http://www.saap.org.ar/esp/docscongresos/congresos-saap/VI/ areas/08/entin.pdf

14http://pdf.diariohoy. net/1999/05/10/c6y7.pdf

15http://www.clarin.com/diario/1999/05/10/t-00301d.htm

16http://www.saap.org.ar/esp/docscongresos/congresos-saap/VI/ areas/08/entin.pdf

17http://www.clarin.com/diario/2007/08/04/elpais/p-00401. htm; http://www.pagina12.com. ar/diario/elpais/1-60377-2005-12- 12.html

18http://pdf.diariohoy. net/2006/07/05/pdf/04-c.pdf

19Ídem 4

20http://www.lanacion.com.ar/politica/nota.asp?nota_id=982327

21Bouffl et, Cecilia: op. cit.

22http://www.infobae. com/contenidos/357900- 100897-0-Daniel-Sciolitambi%C3%A9n-revisar%C3%A1-contratos-y-echar%C3%A1-%C3%B1oquis

23http://www.agencianova. com/nota.asp?n=2008_1_ 28&id=47574&id_tiponota=4

24Canal TN; 07/02/08; “El juego Limpio”; Declaraciones en entrevista a “Ricardo Casal”.

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *