Comentario de “Lecciones de Batalla” en Revista Sudestada.

Lecciones de Batalla en SudestadaLecciones de batalla, Gregorio Flores, Ediciones ryr, 2006.

Muchas veces suele suceder que los títulos de los libros engañana, el caso de Lecciones de Batallas – una historia personal de los ´70 de Gregorio Flores, puede ser incluído dentro de esta categoría, no porque haya sido intención del autor mentir a sus lectores, sino porque el contenido de esta historia personal, abarca mucho más que las pocas palabras que intitulan esta biografía / ensayo / análisis, que el autor se encarga de escribir con sencillez, pasión y esmero.

Lecciones de batalla… surge de la propia necesidad del autor de contar su historia personal en la lucha obrera pero, intencionadamente o no, el relato no se limita a una experiencia unipersonal sino que a lo largo de sus páginas va reflejando la vida, pensamiento y luchas de toda una generación de obreros que dejaron hasta la vida por lograr las reivindicaciones de su clase.

Los protagonistas van apareciendo de la mano del Goyo – obrero, dirigente del SITRAC en los ´60 y militante del PRT –y es a través de su prosa que se van mezclando las historias de un Agustín Tosco captando multitudes con su presencia y sus discursos, la paradójica y ciertamente representativa historia del “Romi Jiménez” –seudónimo de un obrero y militante peronista cuyo nombre el autor no quiso difundir- pasando por Salamanca, Santucho o Menna.

Historias que sobrevuelan bajo la sombra ineludible del Cordobazo y del viborazo en la convulsionada Córdoba de los años ´60, con un análisis por parte de Flores del importante significado que se le debe otorgar a estos movimientos que lograron conmover los cimientos dormidos de toda una generación de obreros en la Argentina, y que marcaron a fuego los terribles años posteriores.

Entonces este ensayo/relato termina siendo más que una historia personal o una lección de batalla, “lecciones” nos deja el ejemplo y la historia de obreros y dirigentes que lucharon a muerte por sus ideales, y que Flores se encarga de desterrar del olvido.

Agustín Comas

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *