CHACO: Soluciones a medias. Sobre la situación de la E.E.S Nº 88 “Libertador Gral. S. Bolívar” – José Almeida

La E.E.S. Nº 88 “Libertador General Simón Bolívar” de Resistencia fue trasladada por refacciones a fines de marzo a las instalaciones de la Universidad Popular, en la zona céntrica de la ciudad. El gobierno de Peppo anunció, a fines del año 2016, que la obra de refacción contaba con un presupuesto oficial de 27.674.000$ destinados a la reconstrucción integral del edificio declarado patrimonio histórico de la provincia. Hasta acá todo normal.

El traslado de la escuela se realizó en medio del ciclo escolar, desorganizadamente a un edificio “de tránsito” que no garantiza el normal funcionamiento de la escuela. Para empezar, los directivos recibieron un llamado repentino del Ministerio para empezar la mudanza de manera urgente para iniciar las obras. Después de encontrar un espacio para trasladar a una matrícula de 630 alumnos y 100 docentes y no docentes (personal administrativo) se debía encarar el traslado de mobiliario y documentación. No se previó dónde dejar el mobiliario escolar y buena parte del mismo fue guardado, hasta nuevo aviso, en el galpón de una docente de la escuela. El transporte y el traslado del mobiliario escolar necesario hacia la Universidad Popular quedó en manos de porteros, docentes y alumnos de la institución. Es decir, el Estado se hizo cargo a medias del asunto mudanza. Pero eso no es todo. El Ministerio alquiló una oficina para la parte administrativa y solo seis aulas para que los docentes den clases en los dos turnos. Esto da como resultado dos situaciones distintas: en el turno mañana los docentes dan clases en aulas superpobladas y, en el turno tarde, casi no hay alumnos. Muchos de ellos dejaron de asistir por diversos motivos, pero principalmente, por la desorganización escolar y la superposición de materias y docentes en las clases de “tutorías” (alumnos repitentes de 1º a 5º año) en el turno tarde. Así, no se garantizan las condiciones mínimas de cursada para que los alumnos sigan realizando normalmente su labor.

La mudanza derivó en un verdadero “desbande” de la matrícula que se redujo a casi la mitad. El cierre de cursos se encuentra a la orden del día y, junto a ello, la pérdida de decenas de puestos de trabajo para suplentes e interinos. Como si eso fuera poco, la pérdida de matrícula redundaría en un cambio de categoría: la escuela pasaría de ser de 1º categoría a 2º (art. 99 inciso b, del Estatuto del Docente) licuándose además los salarios para los que permanezcan en sus puestos.

Para peor, la reconstrucción integral del edificio se desarrolla con lentitud. Ni siquiera comenzó la demolición. Tampoco sabemos si va a ocurrir porque el edificio fue declarado patrimonio histórico. No avanzado el primer paso, las refacciones vienen para largo y en el proceso, en las condiciones de cursada actuales, la escuela pareciera ir camino a su desintegración. El resultado es claro: la crisis edilicia en la provincia es generalizada pero dadas estas vías de resolución, los docentes se autocensurarán a la hora de reclamar por algo tan básico como un edificio en condiciones.

Este cuadro requiere una intervención urgente. La Corriente Nacional Docente Conti-Santoro Chaco exige que sea la patronal la se haga cargo de la situación. La crisis de la EES Nº 88 es un síntoma más de la degradación educativa: expresa la crisis de infraestructura generalizada en las escuelas de la provincia y las improvisadas “soluciones” que se ejecutan. El Estado debe garantizar un lugar óptimo para desarrollar las actividades escolares. Reclamamos un censo de infraestructura escolar provincial y un plan de obras urgente. Rechazamos el peligro del cierre de cursos derivado de la improvisación estatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *