CHACO: La socialización de la miseria – José Almeida

 

migajassliderDespués de participar de la reunión del Consejo Federal en Mendoza, el Ministro Daniel Farías ofreció a los docentes chaqueños, un miserable aumento del 4,5%. Entrando así en lo más bajo del ranking a nivel nacional, por debajo de Entre Ríos que ofreció un 6%. La razón de dicho ofrecimiento fue que todavía no se aprobó el presupuesto 2017, aunque resaltó que de todos modos la paritaria estaría abierta todo el año “sin piso ni techo”. Unos días después, el gobernador Peppo anunció el desdoblamiento de las elecciones, para las que gastarán 74 millones de pesos. Al otro día, estaba pautado reunirse nuevamente la Comisión de Política Salarial y Condiciones de Trabajo Docente, a la cual el ministro Farías no asistió, argumentando nuevamente que no podía hacer ninguna propuesta sin presupuesto. Cinismo total.

La respuesta de los sindicatos fue la de convocar al paro el 6 y 7 de marzo. Federación SITECH agregó el 8 de marzo haciéndolo coincidir con el día internacional de la mujer. En cambio, en la semana del 13 de marzo, si bien Federación SITECH había resuelto convocar al paro 13 y 14, luego cambió para hacerlo coincidir con el paro nacional del 15 y 16, al igual que Utre–Ctera y el resto de los gremios. ATECH, por su parte convocó al paro los cuatro días del 13 al 16 de marzo, con una pobre movilización que incluyó algunas intervenciones artísticas. Siguiendo la tónica del paro nacional, la docencia chaqueña no saldrá de la encerrona de negociar por migajas.

¿Qué hacer?

La tarea de la etapa es organizar a los docentes descontentos con las direcciones sindicales celestes.  La Corriente Nacional Docente Conti – Santoro se pronuncia a nivel nacional por un salario inicial docente equivalente a dos CBT (Canasta Básica Total), en la que debe estar incluido el componente cultural del trabajo docente: capacitación, libros, cine, teatro, internet, etc. Cualquier otra fórmula mantiene la fragmentación salarial a lo largo y ancho del país y, por ende, a la división. Insistimos, la lucha por mejorar nuestro salario no alcanza, no reducimos nuestra batalla solo a lo económico. Entendemos que, como trabajadores de la educación, tenemos que ser la palanca que active la conciencia de la clase obrera en su conjunto. Somos parte de esa clase obrera que tiene a su cargo la educación degradada que ofrece el capitalismo argentino y tenemos la responsabilidad, como trabajadores intelectuales, de generar conciencia para una sociedad de nuevo tipo, una sociedad socialista. ¡Hacia eso vamos!

  • Salario inicial igual a dos CBT
  • Por una lucha nacional unificada para enfrentar el ajuste
  • Nacionalización del sistema educativo
  • Por una educación científica, homogénea y socialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *