Censura en Interescuelas de Historia

censura

¿Por qué no se permite presentar una investigación sobre la represión bajo el kirchnerismo y la Alianza?

En Interescuelas, una camarilla de docentes e investigadores ligados al kirchnerismo y al radicalismo censuró la posibilidad de presentar un trabajo (sin leerlo, obviamente) sobre la represión estatal y paraestatal sufrida por la clase obrera bajo el gobierno de la Alianza y el Néstor Kirchner. En concreto, se rechazó un resumen. Este hecho es inédito y de suma gravedad institucional, porque el resumen fue rechazado por razones políticas y no académicas. Aún más inédito y grave se torna cuando aclaramos que el rechazo es hacia un resumen del trabajo en cuestión, negando la posibilidad de que el trabajo pueda ser presentado y evaluado posteriormente. Expliquemos los hechos.

El día 31 de enero del corriente año, Juan Perrotat (alumno de la carrera de Historia) y Santiago Ponce (alumno del profesorado ISFD nº 45), ambos investigadores del CEICS y militantes de Razón y Revolución, enviaron a las autoridades de Interescuelas un resumen sobre un artículo titulado “La represión a la lucha de la clase obrera bajo el gobierno de Néstor Kirchner”. El mismo se dirigía a la mesa número 74, cuyo título es “Actores de poder, tensiones, conflictos y consensos en la historia argentina posdictatorial. Es decir, la ponencia cuadra perfectamente en el tema de la mesa.

Como adelanta en el título, en el resumen se comenta pormenorizadamente cuál es el objeto de investigación: la represión estatal y paraestatal sufrida por la clase obrera de parte del gobierno de Néstor Kirchner y de la Alianza. Sorpresivamente, el 27 de febrero los investigadores reciben como respuesta que los coordinadores de dicha mesa habían rechazado el resumen (sin justificación alguna), y que, debido a ello, fue derivado a una segunda mesa (que también lo rechazó) y hasta una tercera mesa (la número 55), que también denegó la presentación del trabajo. Después de un extenso ida y vuelta exigiendo una justificación a los organizadores (que tuvo veinte días de duración y en el cual se solicitó tres veces que las mesas justifiquen su decisión), los investigadores recibieron solamente la fundamentación de una sola mesa, la número 74. El resto no se dignó siquiera a explicar por qué censuraban nuestro resumen.

Los argumentos que esbozó la única mesa que justificó el rechazo son los siguientes: [sic] “El trabajo se enmarca en lo que puede ser denominado “historia militante”. “Presenta un objetivo demasiado amplio para una ponencia, al buscar analizar “la represión durante el primer gobierno kirchnerista””; “El trabajo no explicita el marco teórico con el cual se trabajará, para poder de allí construir su objeto.”; “Sería aconsejable conocer la magnitud de estos enfrentamientos y una hipótesis sobre los ritmos de la represión (…)”; “(…) sería aconsejable que los autores describieran con mayor profundidad las fuentes con las cuales desean trabajar.”

En primer lugar, lo que se envió es un abstract, es decir, un resumen de lo que se va a hacer. La organización de las Jornadas delimitó claramente la extensión del mismo, por lo tanto, necesariamente, hay que realizar una síntesis. En segundo, no es “demasiado amplio”, ya que tiene una delimitación temporal: el mandato de Néstor Kirchner como presidente: del 2003 al 2007 (cuatro años) y del observable: la represión estatal y paraestatal. En tercero, en ningún momento se exige, en las normas de Intrescuelas, explicitar el “marco teórico”. Lo que sí se explicitan en el resumen los conceptos a utilizar y eso ya permite deducir la teoría elegida. En cuarto, el trabajo es el producto de cinco años de investigación, tiene fuentes primarias e información exclusiva con más de 15 entrevistas a víctimas de patotas. En quinto, el corpus documental sí está definido en el resumen: entrevistas, periódicos de tirada nacional y provincial y prensas partidarias. En sexto, las hipótesis sobre los ritmos de represión están en el trabajo. En un resumen no se pueden poner todas las conclusiones. Por último, la descripción pormenorizada de las fuentes se hace en el trabajo, el cual ni siquiera pudo ser examinado, ya que de entrada fue rechazado. Se está evaluando un resumen para una jornada como si fuera una tesis doctoral. Seguramente, no se tomaron el mismo trabajo con el resto de los resúmenes.

El artículo que se pensaba presentar examina la represión durante la presidencia de Néstor Kirchner y utiliza como referencia comparativa el período previo, que va desde 1999 hasta 2003. El saldo general del gobierno de Néstor es de 166 hechos de violencia estatal organizada contra acciones de la clase obrera, entre los que se cuentan 5 asesinatos, y 70 acciones represivas paraestatales, con un saldo de 3 muertos. Seguramente, esto es lo que molesta.

¿Quiénes son los artífices de la censura? Veamos: la mesa 74 es coordinada por Marcela Ferrari, Virginia Mellado y Mario Arias Bucciarelli, tres investigadores ligados al radicalismo PRO (Ferrari) y al romerismo liberal más rancio (Mellado y Bucciarelli).

La mesa número 93, coordinada por Federico Manuel Tálamo, Gonzalo Martín Gutiérrez y María Luz Lafiosca. Tálamo es un hombre abiertamente kirchnerista ligado al Movimiento Evita de Entre Ríos. Lafiosca de la UNLP, también está ligada al kirchnerismo.

La mesa 55 está conformada por Agustín Nieto, hombre de Pimsa, un centro de investigación netamente peronista, que defiende a la CGT. Andrea Andújar, por su parte, no solamente está ligada al kirchnerismo, sino que trabaja con Dora Barrancos, la dirigente K en el CONICET, una de las responsables de la ya famosa discriminación ideológica contra Fabián Harari. Es decir, ya tiene experiencia en estas cosas. La tercera es nada menos que Laura Caruso, investigadora ligada al Partido Obrero. Evidentemente, esta docente no se molestó ni en denunciar este accionar. Como hace el PO  en la Facultad de Filosofía y Letras, Caruso privilegia sus vínculos académicos a los principios elementales de cualquier intelectual de izquierda.

Es evidente por qué se rechaza al resumen. En primer lugar, porque ningún kirchnerista ni ningún radical quieren que se denuncie a sus gobiernos. Mucho menos, un defensor de la burocracia sindical (Pimsa), un organismo que funciona como el brazo armado del poder. En segundo, se censura un resumen para no correr el riesgo de rechazar un trabajo que puede estar bien fundamentado y cuyo rechazo puede ser más problemático aún. Cualquier investigador sólido permitiría que el trabajo se presentara y, en todo caso, se encargaría de criticarlo duramente frente al público. Pero esta gente no. Sabemos por qué.

Queda clara entonces la razón del rechazo al resumen: la problemática elegida y los resultados de la investigación resultan incómodos para quienes profesan cierta adscripción política. Por lo tanto, insistimos, nos encontramos frente a un hecho de censura política, perpetrada por quienes se identifican o mantienen simpatías con el kirchnerismo y/o el radicalismo.  Esto no nos sorprende ya que los coordinadores de las mesas que rechazaron el resumen son del mismo color político que la camarilla que controla la carrera de Historia en las distintas universidades del país: una amalgama entre el kirchnerismo y el radicalismo.

Como decíamos al principio, este hecho es de suma gravedad institucional, ya que sienta un precedente de extrema gravedad para los investigadores. En los congresos se presentan trabajos preliminares con el objetivo de recibir observaciones, críticas y aportes. Es la forma de construir conocimiento colectivo. Este hecho puntual refleja un ataque a la investigación crítica, que deja sentado un precedente que puede afectar de ahora en más a cualquier investigador que presente un trabajo que no coincida con la camarilla de quienes dirigen los destinos de Historia.

Las Jornadas Interescuelas no pueden ser un reducto de reproducción clientelar para una Historia genuflexa.

Por lo tanto, llamamos a todas las organizaciones que se reclaman combativas y críticas a repudiar esta censura y exigir que este trabajo pueda ser expuesto y discutido en público donde corresponde. A su vez, llamamos a todos los que recibieron rechazo a sus resúmenes a organizarse para que puedan presentar sus trabajos.

 

 

Bandera Roja

Razón y Revolución

2 Respuestas

  1. Federico dice:

    Hola, me gustaría leer el resumen Conozco a algunas personas que nombran y no comparto sus apreciaciones. Pero me gustaría conocer el trabajo, ya que las acusaciones son muy graves. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *