Abolicionistas y regulacionistas: la batalla en torno al protocolo contra la trata de personas

Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional

Introducción

Durante 40 años, los países del hemisferio sur han experimentado un crecimiento muy significativo en la prostitución y el tráfico de mujeres y niños para la prostitución. La globalización capitalista ha acentuado la desigualdad de desarrollo entre los países, lo que ha generado una gran presión para la migración interna e internacional, que se ha feminizado. Junto con el aumento de la prostitución local vinculada a las migraciones del campo a la ciudad, cientos de miles de mujeres jóvenes están siendo transportadas a centros urbanos en Japón, Europa Occidental, el Pacífico Sur y Sudáfrica. América del Norte para “ofrecer” “servicios sexuales”. Cuando la industria de la prostitución está muy desarrollada, incluso en los países dependientes, se establecen canales de trata. Las prostitutas extranjeras se encuentran en el extremo inferior de la jerarquía de la prostitución, están social y lingüísticamente aisladas y están sujetas a diferentes formas de violencia, tanto en su prostitución diaria como en su transporte de un país a otro.

I – Prostitución y tratado: desafíos y controversias

En este primer apartado el autor plantea que entre los investigadores que trabajan con estos temas existe una división muy profunda entre aquellos que consideran que la prostitución es violencia y aquellos que consideran que es un trabajo. A partir de esta advertencia, Poulin entiende que las investigaciones se encuentran determinadas por estas perspectivas:

“Las perspectivas políticas determinan en gran medida la investigación, las preguntas formuladas, las hipótesis previstas y los problemas. En el corazón de estos, no solo existe el tema de la prostitución, que para algunos es un sector de actividades que se normalizará o una institución de opresión de las mujeres, mientras que para otros, es una perversión inmoral inaceptable. Esto tiene repercusiones sobre el “estado” de la prostituta: ella es una trabajadora que ejerce una elección racional, o una víctima del sistema de prostitución, o un criminal que desvía al más virtuoso de los hombres del camino correcto”.

La noción de víctima, al ser un concepto tanto moral como legal, está abierta a toda confusión y a menudo se desvía de su significado. A nivel legal, está relativamente bien definido por las convenciones internacionales y las leyes nacionales. Ella se opone al concepto de criminal. Sin embargo, aquellos que lo usan de esta manera son acusados de “victimizar” a las mujeres, es decir, de negar su autonomía y su capacidad de elegir. En consecuencia, se les acusa de analizar la prostitución o la trata de personas de una manera “moralizante”. Este último argumento es esgrimido por los defensores de la prostitución como trabajo, que a su vez niegan la existencia de un “comercio de esclavas blancas” y lo reducen al rango de mito. Esta doble negación está estrechamente vinculada a la legitimación de la prostitución “voluntaria”. Sería engañoso utilizar el concepto de “comercio de esclavos blanco” simplemente porque las mujeres jóvenes desplazadas de un país a otro y de un continente a otro estaban “consintiendo” a su prostitución.

Por último, el autor plantea que “A primera vista, el reconocimiento de la prostitución como trabajo parece ser un paso delante de la situación anterior, ya que las personas prostituidas obtienen derechos que de otro modo no tendrían”. Pero, se pregunta por qué en los países que optaron por el regulacionismo la gran mayoría de las prostitutas no se registran ni firman un contrato de trabajo.

II – La situación de las víctimas

En este apartado, Poulin comienza describiendo que la Convención contra la delincuencia transnacional organizada (Convención de Palermo), entró en vigor en septiembre del 2003. Con lo que respecta a la trata de personas, hay un protocolo específico: El Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños (también conocido como el Protocolo contra la trata de personas). Actualmente, la Convención se encuentra firmada por 147 países y ratificada por 134, pero no parece obtener resultados positivos contra la trata. Cientos de miles o incluso millones de personas son traficadas cada año y enviadas a través de las fronteras para ser explotadas en el sistema prostituyente o forzarlas a trabajar en condiciones cercanas a la esclavitud. Según diversas estimaciones de organizaciones internacionales, entre el 80% y el 92% de la trata se relaciona con la explotación de la prostitución de mujeres y niñas.

En la actualidad, la protección ofrecida por los gobiernos es muy poca o inexistente. En los casos en que hay protección simplemente se les permite una residencia temporal o son repatriadas a su país de origen. Estas políticas son en gran medida ineficaces en la lucha contra la trata de personas, especialmente contra aquellos que explotan la prostitución de otros. Según el autor, una de las principales causas de esta ineficiencia es que la prostitución es considerada por muchos países como un medio de desarrollo económico. Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial están alentando a los gobiernos del Tercer Mundo a desarrollar su industria turística y de entretenimiento, donde entra el turismo sexual, como una fuente de divisas para pagar sus deudas. La otra causa importante es que en Europa Occidental (Alemania, Austria, Grecia, Países Bajos, Suiza) y en el Pacífico Sur (Australia y Nueva Zelanda), los gobiernos han regulado la prostitución y legalizado el reclutamiento de esta manera da un impulso tremendo a esta industria.

El autor entiende que el negocio de la prostitución se organiza a nivel mundial, moviendo mujeres de un país a otro y que el marco legal para enfrentar la trata y a los proxenetas debe darse a nivel global. El problema es que por más que muchos países firmen los protocolos mundiales, cada uno tiene regímenes jurídicos distintos, que muchas veces se contradicen y siempre terminan dejando a las víctimas en un vacío legal y no se desarrollan las herramientas necesarias para enfrentar las redes de proxenetas. También vuelve a hacer referencia al obstáculo que implica que el regulacionismo haya avanzado, ya que al diferenciar a la prostitución como un trabajo, es más difícil distinguir quienes son “forzadas” de quienes “optaron” por dicho trabajo.

III – Un marco común: la globalización neoliberal

Siguiendo el análisis de los diferentes marcos legales, Poulin esgrime que ninguna resolución, convención internacional o regional cuestiona la globalización capitalista neoliberal, que sin embargo es un factor decisivo en la liberalización de las industrias del sexo. Esta industrialización, tanto legal como ilegal, ha creado un vasto mercado, donde millones de mujeres y niñas se transmutan en bienes sexuales. es ahora una gran potencia económica, que constituye el 5% del producto interno bruto de los Países Bajos, el 4% de Corea del Sur, el 3% de Japón y en 1998, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimaron que la prostitución representaba entre el 2 y el 14% de todas las actividades económicas de Tailandia, Indonesia, Malasia y Filipinas.

Por un lado, la comunidad internacional condena la esclavitud y el colonialismo porque son sistemas basados en la explotación, la discriminación y la dominación, pero, por otro lado, ya no condena la prostitución, un sistema basado en desigualdad, explotación y dominación de un sexo por el otro. Las políticas neoliberales han generado una política de “seguridad” generalizada. Por lo tanto, no es sorprendente que la trata de personas y el contrabando se abordaran en una convención contra la delincuencia transnacional, es decir, como delincuente y criminal, la represión y la colaboración de las autoridades policiales y judiciales. Se enfatiza el respeto por las víctimas y sus derechos humanos, pero en segundo lugar, la prioridad de la represión.

IV -El convenio de Palermo y su protocolo sobre la trata de seres humanos

En este punto Poulin desarrolla más específicamente que entiende por trata el protocolo de la Convención de Palermo y encuentra que como el protocolo debe ser aprobado por consenso, debe ser lo más amplio posible para que todos los marcos jurídicos existentes puedan aplicarlo en sus países.

En principio, el Protocolo Adicional a la Convención de Palermo considera que la trata de personas puede ser condenada incluso con el consentimiento de las víctimas, pero impone varias condiciones que pueden interpretarse de diferentes maneras, permitiendo a los países que han desarrollado regímenes jurídicos muy fuertes. diferente a adherirse al Protocolo. Los subpárrafos (a) y (b) fueron objeto de una dura lucha en las negociaciones del Protocolo no solo entre los representantes de los gobiernos sino también entre las organizaciones no gubernamentales (ONG). La Red Internacional de Derechos Humanos, liderada por la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) trabajó para asegurar que la definición de trata “protege a todas las víctimas, no solo a aquellas que pudieron probarlo” como también que se incorporen mecanismos de protección para mujeres y niños víctimas de la trata, y para asegurar que se incorporen medidas consistentes en el enjuiciamiento de los traficantes. También hizo hincapié en la prevención, en particular sobre la cuestión de la “demanda”, una dimensión hasta ahora oculta en el proceso de la trata, incluida la Convención abolicionista de 1949. Pero no solo el abolicionismo se encontraba redactando el protocolo, la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW), promovió el “derecho de las mujeres a migrar para el trabajo sexual” y quería una definición de trata que no mencione ” la prostitución “. Desde su punto de vista, dado que la prostitución es un trabajo, las personas son traficadas solo cuando hay coerción, en otras palabras, cuando hay “trabajo forzado”. Desde su punto de vista, hay “explotación sexual” solo cuando las condiciones de “trabajo sexual” de “personas objeto de trata” son equivalentes a la esclavitud. Bajo el pretexto de que existen otras formas de trata, los regulacionistas rechazan el hecho de que la trata y la prostitución están intrínsecamente relacionadas.

Los gobiernos de los Estados más pobres, los países de origen de la trata, han apoyado la definición más amplia que protege a todas las víctimas y que no se limita a la prueba del uso de la fuerza o la coacción, mientras que una minoría de países, principalmente los países capitalistas dominantes, los países de destino, han defendido una perspectiva más restrictiva de quienes son las víctimas. De acuerdo con las reglas establecidas, el Protocolo solo podría ser aceptado por consenso. Es esencial que, en las negociaciones, todos los países aprueben los artículos del Protocolo, incluido el artículo 3. Por lo tanto, es el resultado de un compromiso. Esto se destaca en el artículo 4 del Protocolo, “Asistencia y protección a las víctimas de la trata de personas”, que deja la puerta abierta a la no protección de las víctimas. Los Estados pueden adoptar medidas específicas de protección de las víctimas “en la medida en que lo permita la legislación nacional”. Si bien la asistencia y protección a las víctimas han sido objeto de un artículo, en realidad no existe la obligación de que los países los implementen. Dado que los regulacionistas consideran que la mayoría de las “personas objeto de trata” no son víctimas, no hay nada que los anime a brindar asistencia o protección.

Poulin finaliza este apartado diciendo que: “Sin la participación activa de la Red Internacional de Derechos Humanos en las negociaciones de la Convención de Palermo, los regulacionistas probablemente habrían impuesto sus posiciones y dejado de lado la noción de víctima. En otras palabras, sin el lobby de la Red, apoyado principalmente por los gobiernos del Tercer Mundo, no habría habido una ruptura en la marcha triunfal de los reguladores a favor de la prostitución que durante dos décadas dejó de imponer sus ideas en organizaciones internacionales y regionales”.

V – Problemas en torno a la convención abolicionista

En este punto, el autor analiza los problemas que se están dando en torno a la Convención Abolicionista de 1949. Según la Convención de 1949, la prostitución es una afrenta a la dignidad humana y debe combatirse como tal; debemos dejar de criminalizar a las personas prostituidas, que son víctimas del sistema de prostitución y no de sus perpetradores y criminales, y reprimir a los que explotan su prostitución, proxenetas; el estado no debe imponer regulaciones a las prostitutas ni vigilarlas. La prostitución es la base sobre la cual se desarrolla la trata de personas: luchar contra la trata de esclavos sin luchar contra la causa, la prostitución, es un callejón sin salida; el consentimiento o la falta de consentimiento en la prostitución es una cuestión irrelevante porque, como sucede con la esclavitud o el colonialismo, la propia existencia de la institución es problemática; el Estado es responsable de la prevención de la prostitución y la trata con fines de prostitución y el desarrollo de programas para prostitutas. Los Estados también se comprometen a proteger a todas las víctimas de la trata.

Por un lado CATW asegura que la Convención contra la delincuencia organizada transnacional es parte del corpus de instrumentos internacionales de derechos humanos (CATW, 2001), en asociación con laConvención abolicionista de1949, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). El artículo 6 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer pide a los Estados que adopten “todas las medidas apropiadas … para suprimir todas las formas de trata de mujeres y la explotación de la prostitución de la mujer” (Naciones Unidas, 1979) . Por otro lado, los regulacionistas afirman que la convención abolicionista de 1949 ahora está obsoleta.

Durante muchos años, ninguno de los textos elaborados hace referencia a esta convención. Este es particularmente el caso de la Convención de Palermo, se supone que remplaza a la convención abolicionista, pero se pueden ver grandes diferencias, por ejemplo el Protocolo Adicional condena a los traficantes pero no a los proxenetas. Por este tipo de cuestiones, la convención abolicionista es hoy un importante tema político internacional. Los reguladores intentan deslegitimarlo. Desde la Convención abolicionista de 1949, la Convención de Palermo es el primer texto legal internacional para abordar el tema de la trata de personas. Por lo tanto, es importante juzgarlo en relación con esta convención.

Actualmente el Secretario General de laONU, en un informe para laConferencia Mundial deMujeres de Beijing, informa que la Convención de 1949 “ha tenido poco impacto en acabar con el tráfico de mujeres con fines sexuales”. Pero en lugar de centrarse en una propuesta para fortalecer la Convención y poner en marcha los mecanismos para su implementación, el Secretario General se involucra en su Plataforma de Acción en la legitimación del concepto de “prostitución forzada”, que es contrario a la letra y el espíritu de la Convención de 1949.

VI – La ofensiva regularista

Poulin plantea que desde 1980, bajo la influencia de los Países Bajos, comenzó una movilización internacional destinada a distinguir el tráfico de la prostitución y la prostitución “forzada” de la prostitución “voluntaria”. En 1984, se creó el Comité Internacional para los Derechos de las Prostitutas en Amsterdam. En 1985, en un congreso en el Parlamento Europeo, se presenta la Carta Mundial de Trabajadoras Sexuales que afirma la despenalización de todas las actividades del sistema de prostitución, incluido el proxenetismo. Creada en 1987, la Fundación holandesa contra la trata de mujeres, Stichting tegen Vrouwenhandel (STV), que afirma oponerse a la única coerción sufrida por las trabajadoras sexuales migrantes. Esta fundación está en el origen de la Red europea contra la trata de mujeres (1991) y GAATW (1994). En 1991, se organizó un seminario en el Consejo de Europa, preparado y financiado por los Países Bajos “contra la trata y la prostitución forzada”.

La primera posición institucional internacional a favor de la liberalización del sistema mundial de prostitución se produjo en 1995 en la Cuarta Conferencia Mundial de las Naciones Unidas para la Mujer, celebrada en Beijing. A partir de ese momento el lobby regulacionista no para de obtener condiciones dentro de los organismos internacionales, logrando que en el 200, a través de su oficina en el sudeste asiático, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide la legalización de la industria del sexo para reducir la epidemia del SIDA, reintroduciendo el argumento higienista que fue el pretexto para la regulación de la prostitución en Europa en el siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX.

VII – Combatir la “demanda”

Por último, el autor le dedica un apartado a pensar la demanda de prostitución. Explica que desde hace  algunos años las convenciones internacionales comenzaron a enfatizar cada vez más la necesidad de combatir la “demanda”. Poulin explica que la gran mayoría de los estados tienen leyes que penalizan a las prostitutas pero muy pocos penalizan a quienes consumen su servicios.

Termina el apartado y el artículo planteando que: “En la década de 1990, varios estados capitalistas dominantes legalizaron el proxenetismo, reglamentaron la prostitución y aseguraron la impunidad para prostituir a los clientes, en resumen institucionalizaron la desigualdad entre mujeres y hombres y fomentaron el crecimiento de las industrias del sexo”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *