A la baja

Apenas asumió Macri, muchos afirmaban que venía “por todo”. Se suponía que de un día a otro iba a imponer grandes tarifazos, aumento de precios y caída de los salarios. Como un boxeador fajador, al mejor estilo Monzón, nos daría a los laburantes un nocaut rápido. Sin embargo, el tiempo mostró que en realidad Mauricio es más parecido a un estilista, un Nicolino Locche que recorre el cuadrilátero, combate a distancia, va cansando al contrincante y golpea en el mejor momento. Claro, cuenta además con la complicidad de su oponente…

Las paritarias de este año mostraron eso. El Gobierno se planteó poner un techo del 18% al aumento salarial. A principios de año, la conducción de la CGT amagó con un plan de lucha y anunció que “nadie se va a sentar a negociar un 18%”. Pero más allá de las palabras, no hicieron absolutamente nada para enfrentar el ajuste de nuestros bolsillos. Hasta ahora los aumentos promedios de las más de 30 paritarias que ya se cerraron, rondan aproximadamente el 23,5%, aunque la gran mayoría varían entre el 18 y el 22%.

A primera vista, podría parecer que se quebró el techo de Macri, pero lo cierto es que, para él, son acuerdos aceptables, porque no llegan a cubrir la inflación acumulada de un año a otro y, además, los salarios ya venían retrasados respecto a los precios. Hoy, somos un poco más baratos para los burgueses, lo que quiere decir que somos un poco más pobres.

La única “conquista” que lograron los burócratas que dicen representarnos, es engordar los salarios con sumas en negro o por única que vez. Sumas que no integran el salario básico, no forman parte de los aportes jubilatorios, de la obra social ni del aguinaldo. O sea, pan para hoy, hambre para mañana. Por otro lado, algunos gremios consiguieron la llamada “cláusula gatillo”. Según esta, el salario se ajustaría periódicamente a la inflación. A primera vista, parece razonable. Pero ¿quién mide la inflación? El gobierno, claro. Macri hace su propia medición, que no es la misma que la que vemos en las góndolas de los supermercados.

Como si esto fuera poco, las negociaciones incorporaron cambios en los convenios colectivos de trabajo: cláusulas de productividad, reducción salarial y retiros anticipados. El caso más escandaloso fue el de estatales, que acordó un presentismo que no contempla las licencias más comunes, como enfermedad o maternidad.

Con salarios atados a la producción, la burguesía busca un aumento en la intensidad del trabajo, eliminando tiempos muertos y llevándonos a un mayor autocontrol. Para conseguir unos pesos más, nos vemos obligados a pensar dos veces si queremos ir al baño. Por otro lado, el presentimos nos obliga a ir a trabajar aún enfermos, no sea cosa que encima nos quiten parte de lo poco que cobramos.

Estos mecanismos no son nuevos. Forman parte de una estrategia a largo plazo de la burguesía para abaratarnos. Cristina, por ejemplo, avanzó con los convenios por empresa, lo cual nos divide y debilita en las negociaciones. Y también sentó las bases de la precarización, con aumento del trabajo en las peores ramas de la economía. Macri no es más que un fiel continuador de esto.

Frente a este escenario, ¿qué podemos hacer? En principio, es necesario que todos los trabajadores coordinemos una gran lucha por el salario y contra los despidos. Todos:  trabajadores registrados, en negro y desocupados. Ya sabemos que de los dirigentes de la CGT no podemos esperar nada, son los que acordaron estos convenios de miseria. Como mínimo, tenemos que exigir un salario igual a dos canastas familiares, un sueldo que cubra más que la comida diaria. La convocatoria a una Asamblea Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados está a la orden del día. Es momento de darle un golpe de cross al estilista Macri.

2 Respuestas

  1. eduardo lovotti dice:

    perdón yo no se nada de socialismo pero lo que se es que macri venia a instaurar un sistema neoliberal acorde a las propuestas de los grupos hegemónicos internacionales.el cono sur es atacado, temer es un calco en Brasil, y macri mientras este,por que este proceso para occidente necesita mas tiempo ahora están solo en las faz financiera y reacomondando grupos accionarios, nada mas pero quien le creyo a macri la clase baja? la clase media?.la izquierda se que desde chico siguió la línea moscu y le dio tiempo a peron para que los haga bolsa después el trotkismo llevo otro planteo pero todos separados no sirven, niaca, por que todos hablan de cristina, yo no lo soy, pero es por que la izquierda no tiene una entidad propia, ni la va a tener de esta forma.al final sartelli y spert por dos caminos opuestos, con ideas diametralmente opuestas( me quedo con sartelli) hablan casi un idioma opuesto con tendencia a lo parecido.con el 5% en total no hay peso posible.hace 73 años que lo veo. por mas que sartelli se enoje es directo ,tiene razón pero marche preso.a final parece que spert esta a favor de la economía china.existe el socialismo como lo pensó marx o hay que hacer como la iglesia y adaptar con encíclicas marxistas el agiornamiento de la izquierda.queda una sola el neoliberalismo, que ni ha ellos les conviene, necesitan la contraparte.pero la izquierda yo la quiero pero en 70 años ,no entra no entra no entra. no claudico soy critico espero pienso vivir mucho y dar la vuelta . pero no hay que hacer un frente. yo que la izquierda pone siempre el cuerpo,la resistencia peronista también,pero como se suma ,yo soy de palo disculpen. pero digo respetuosamente mis ideas por que siempre mi sentimiento fue socialista, no social demócrata, casi marxista. si no puedo ir a salcedo. que sartelli lo explique bien para la gilada como yo saludos respetuosos

  2. eduardo lovotti dice:

    la solución no la se. se que hay un plan kisinger para america latina, china viene por la ruta de la seda,eeuu y europa están hechos bolsa comercialmente, hay burbujas inmobiliarias en España, solo Alemania hizo inversiones en china y europa del este.la deuda argentina y la fuga de divisas es muy importante. este proceso por ahora aguanta por que los intereses que pagamos, no se obtienen en ningún lado,pero cuando las papas quemen se van.con el tema de la productividad bajan los salarios y todo el derecho obrero, los burócratas de la cgt tendrían que desaparecer.la clase media baja y baja se van a deteriorar mas,no va a haber inversión productiva. que pasa si se hace un frente antiimperialista con cara al futuro, sacando los corruptos, que sartelli tiene razón, son como los fantasmas,que los hay los hay, pero sartelli sabe que el imperialismo lo trajo como parte de la apertura después de las dictaduras trágicas de los 80.la izquierda tiene que tener dirigentes que si quieren ir por voto tienen que saber decir todo esto. sino hay que tomar la kalashinow , pero quien tiene huevos en este momento de globalización, se habla de democracia y no de revolución. pero para que vean que soy revolucionario les digo.que soy coherente con el ideal de socialización de la propiedad y del poder que es el camino que inevitablemente la revolución junto al pueblo tiene que transitar. será revolución de las mentes pero revolución al fin. que ensalada rusa sartelli como hacemos? como se expresa en un partido competitivo. en centro america hay partidos o movimientos de izquierda mas fuertes.expliquen estrategias de poder que se yo, siempre soy optimista, pero creo que con mi edad entiendo por que los intelectuales les rajan a las extructuras de izquierda dogmáticas, no hay que abrir el juego, sin perder la filosofía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *