10 días y 500 noches (sin luz)

10 días y 500 noches (sin luz)

 

Agustina Desalvo[1]

 

Desde el GIPBA pretendemos explicar por qué el 19 de diciembre del 2001 la pequeña burguesía salió a la calle a protagonizar lo que inmediatamente se conocerá como el “Argentinazo”. Es nuestra intención demostrar que tal fenómeno se inscribe dentro del proceso de pauperización y proletarización que sufre la pequeña burguesía desde hace al menos 20 años. En otros términos: la pequeña burguesía sale a la calle como consecuencia del ataque del gran capital a la pequeña propiedad. El apagón que se produce en la Capital Federal en febrero de 1999 es uno de los tantos hechos que nos acercan a la explicación del fenómeno.

En la madrugada del 5 de febrero de 1999, un incendio en la subestación que EDESUR tiene en San Telmo deja sin luz a 500 personas de los barrios Balvanera, Almagro, Monserrat, San Nicolás, San Telmo, San Cristóbal, Boedo, Parque Patricios, Constitución y Puerto Madero. El corte, que dura 10 interminables días, obliga a los comerciantes de la zona a cerrar sus puertas y a tirar a la basura cantidades importantes de alimentos en mal estado. Según Rubén Manusovich, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio (FEDECAMARAS), son casi 10 mil los comercios minoristas afectados sólo en la zona de Congreso/Once. Asimismo, las pérdidas por el lucro cesante (cantidad de dinero que se deja de percibir a causa del hecho)  y los daños emergentes (valor de las mercaderías que debieron ser desechadas) llegarían a sumar 36 millones de pesos diarios (Clarín, 18/02/99 p.36).

Hartos de esperar la vuelta de la luz que no llega, los “vecinos” salen a la calle a protestar. El miércoles 17 se registran los primeros cortes de calle en Boulogne Sur Mer y Valentín Gómez y en Rincón y Rivadavia. Ambos son caracterizados como “cacerolazos” (Clarín, 18/02/99 p.36). El jueves 18 las protestas se intensifican. En la intersección de Rivadavia y Rincón se producen dos cortes, uno por la mañana y otro por la tarde. Los manifestantes interrumpen el tránsito con bancos de plaza y sillas y golpean cacerolas. Además llevan carteles con leyendas tales como “Estamos hartos de que nos verseen. Queremos agua y luz”. En Boedo e Independencia también se producen cortes de calle y “cacerolazos” con una concurrencia estimada en 400 personas (La Nación, 19/02/99 p.8). En la intersección de Rivadavia y Medrano una sentada interrumpe el tránsito de 19 a 20:30 hs.. En los carteles que llevan los manifestantes pueden leerse frases tales como “Que vuelva SEGBA” o “Ponete las pilas, EDESUR”. A medianoche, en Alsina y San José, “vecinos” que llevan cacerolas y pancartas, acumulan e incendian diversos elementos en la puerta de la sede de EDESUR.

En este contexto, el  gobierno nacional decide crear el Comité de Crisis Energética que, junto al gobierno de la ciudad,  pondrá en práctica un plan de ayuda que incluye reparto de agua y medicamentos, instalación de equipos electrógenos y refuerzo de la seguridad en las zonas oscuras. Asimismo, el gobierno nacional, todavía en manos de Menem, amenaza con la intervención y la disposición de multas millonarias a la empresa.

El viernes 19 las protestas continúan. En Alsina y Entre Ríos “vecinos” concretan el corte de calle promocionado el día anterior por dos mujeres comerciantes de la zona. En Rivadavia y Rincón el tránsito también es interrumpido por hombres y mujeres que reparten papeles con la leyenda “Vivimos en un barrio privado. Privado de luz. Privado de agua. Privado de todo”. Militantes del MST (Movimiento Socialista de los Trabajadores) y del PO (Partido Obrero) también manifiestan en esa esquina y gritan delante de las cámaras de TV en contra de las privatizaciones y del “modelo económico”. Al anochecer algunos de los manifestantes movilizan hasta la puerta de EDESUR en San José al 100.

Según las fuentes consultadas (Clarín y La Nación) las protestas continúan inclusive hasta el día jueves 25, momento en que el suministro del servicio eléctrico se normaliza. Durante esas jornadas continúan los cortes de calle, fogatas, “cacerolazos” y movilizaciones. Registramos además un escrache en la puerta de EDESUR en San José al 100, convocado por Izquierda Unida.

Si bien aún nos queda por determinar el carácter de clase que se esconde bajo la categoría de “vecinos” en tanto protagonistas de este hecho puntual, los elementos presentados nos permiten argüir que se trataría de la pequeña burguesía. Si nuestra hipótesis es correcta, nada estaría más lejos de afirmar que la pequeña burguesía que salió a la calle el 19 y 20 de diciembre del 2001, lo hizo de manera espontánea. Las formas de lucha (“cacerolazos”, cortes de calle, fogatas, escraches) que se ponen en práctica en esas jornadas nada tienen de novedoso. La pequeña burguesía no jugó de “amateur”, cargaba en sus espaldas 20 años de lucha.

 

1Integrante del Grupo de Investigación de la Pequeña Burguesía Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *