10° ANIVERSARIO DEL ATAQUE A LA AMIA. BASTA DE IMPUNIDAD ¡ABRAN LOS ARCHIVOS!

 

 

 

POR UNA COMISION INDEPENDIENTE. JUCIO Y CASTIGO A TODOS LOS CULPABLES.

 

El próximo 18 de julio, se cumplen diez años de la masacre de nuestros familiares y amigos en la AMIA. La impunidad domina toda la escena.

¿Cómo se llegó hasta acá?

Desde el comienzo mismo, el gobierno Menem se orientó a presentar el atentado como el producto de la importación del conflicto en Medio Oriente. Lo hizo como resultado de la presión directa de los enviados de EE. UU. e Israel -como recientemente lo reconociera Ruckauf- y con el apoyo de sus aliados locales DAIA y AMIA e internacionales. En palabras brutales del ex canciller Di Tella, la voladura de la AMIA “era el precio que la Argentina pagó para entrar al primer mundo”. Desde entonces, el Estado argentino viene sosteniendo esta posición, encubriendo al mismo tiempo a los responsables internacionales como a los locales de la masacre. Es que el Estado sabía desde mucho antes que el atentado se iba a producir.

Es así como se concretó la decisión política de votar leyes y firmar una docena de decretos para encauzar el caso AMIA en la vía jurídica y controlar la voluntad de juicio y castigo a los culpables exigida por los familiares de las víctimas.

Todos los esfuerzos encubridores se orientaron, entonces, a “judicializar” este crimen político y sostener la ficción de investigación. Mientras desde el Poder Ejecutivo y el Judicial se negociaba directamente con el acusado Telleldín (vinculado a la SIDE y a las policías Federal y Bonaerense) a quién más se podría acusar, en el Poder Legislativo tardaron varios años en conformar una Comisión Bicameral para … respaldar al Poder Judicial y al Ejecutivo. Esta es la situación que el Departamento de Estado de Bush saludó hace pocos meses como “progresos de la investigación”.

¿Cuál es la situación actual?

Tras varios años de un juicio oral fraudulento que había sido presentado como un “juicio justo”, el Estado se apresta a liberar a los pocos imputados que aún quedan detenidos y desvincular formalmente a sus instituciones de cualquier responsabilidad criminal. Asistimos al reino de la impunidad! Bajo el gobierno Kirchner se abandonó cualquier veleidad de perseguir a la conexión local para, cumpliendo con sus compromisos nacionales e internacionales, poner el tema del atentado a la AMIA al servicio de la política de Bush-Blair-Sharon y alinearse en la lucha contra el “terrorismo internacional”. Para ello, los funcionarios del Ministerio de Justicia y de la SIDE elaboraron un “plan de trabajo” para mantener cerrados bajo siete llaves los archivos secretos en los cuales se ocultan sus propias responsabilidades criminales en este ataque terrorista. Es lo mismo que exigieron sus “cómplices” locales de DAIA/AMIA.

El veredicto fue postergado para después de los actos organizados para el 10° aniversario del atentado para evitar un repudio generalizado que ponga de manifiesto que la “vergüenza nacional” lleva el sello del propio gobierno Kirchner. Para los familiares y amigos de las víctimas, este panorama no hace otra cosa que poner de manifiesto el total fracaso de las vías jurídicas recorridas a través de jueces, fiscales y camaristas, y el agotamiento de las políticas del Estado, en el esfuerzo por sostenerlas.

Al igual que todas las anteriores, la publicitada “apertura de los archivos” no deja de ser una maniobra más del gobierno de Kirchner. Lo cierto es que los archivos secretos están cerrados y para colmo -por decreto- son administrados por las mismas fuerzas de seguridad e inteligencia involucradas en el ataque y su posterior encubrimiento. Todo ello bajo el paraguas del Ministro de Justicia.

Con los archivos secretos cerrados, la promesa de Kirchner de construir una nueva “verdad histórica”, sin conexión local y cargando las tintas contra Irán y/o Siria, significa una nueva y burda maniobra, tratando de exculpar al Estado mismo. Esta vez, al servicio de sus aliados internacionales en la llamada guerra contra el mal.

Ninguna de las iniciativas gubernamentales constituyen avance alguno hacia el esclarecimiento de la masacre de nuestros familiares y amigos, ni terminarán con la impunidad. A pesar de ello, AMIA, DAIA, Memoria Activa y “Familiares” trabajan alineándose y sosteniendo las políticas de Estado, que hoy se traducen en la inminente libertad de la mayoría de los imputados.

La impunidad es el resultado de la continuidad de una política de Estado que trabajó durante una década para ocultar su responsabilidad terrorista en el genocidio de la calle Pasteur. Por esta razón los archivos secretos están cerrados.

¿Qué hacer?

Los familiares y amigos de las víctimas organizados en A.P.E.M.I.A. y un conjunto de organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y estudiantiles impulsamos un petitorio para exigir la apertura de los archivos secretos y su entrega inmediata a una Comisión Independiente para que los estudie y ayude a establecer las responsabilidades criminales del Estado y sus socios internacionales en el ataque terrorista en la AMIA.

Una Comisión Independiente como la propuesta será un paso adelante en los esfuerzos que realicemos por terminar con la impunidad y las maniobras que la encubren.

Para terminar con los secretos de Estado, para que abran los archivos, terminar con la confidencialidad, y para reagruparnos junto a todos los familiares y amigos de las víctimas que luchan contra la impunidad y la criminalidad del Estado, por el juicio y castigo a todos los culpables, A.P.EM.I.A. convoca a toda la sociedad a un acto público independiente del gobierno y del Estado, a realizarse en Plaza de Mayo el próximo 18 de julio a las 15 hs. cuando se cumplen 10 años del más bárbaro de los atentados cometido bajo la tutela del Estado.

Laura Ginsberg

Agrupación Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (A.P.E.M.I.A.)

 

Te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *